lunes, 3 de marzo de 2014

Minusválidos sí, o no

El otro día fue la gala televisiva en favor de las enfermedades raras. Muchas de ellas son genéticas y de nacimiento. Se trataba de ayudar a la investigación para mejorar las condiciones de vida de estas personas, cosa muy loable. Pero lo que nadie decía entonces ni ahora es que, si un niño de estos es detectado durante el embarazo, su madre tiene la posibilidad de abortarlo. Es decir, que una vez nacido cuenta con todos los derechos, pero antes de nacer no es nada, es un desecho que se puede arrojar al contenedor de residuos biológicos. ¿No se da cuenta la sociedad de lo hipócrita que resulta esta actitud?.

Hay niños que sufren problemas graves en el parto o poco después de nacer y reciben toda la atención y cuidados posibles de los médicos; de médicos que tal vez sean partidarios del aborto. ¿No se dan cuenta de que se trata del mismo niño?. ¿Por qué a los ocho meses de gestación no tiene derecho a la vida y apenas un mes más tarde ya es una persona valiosa para nuestra sociedad?. He visto el caso de un chico que enfermó de distrofia muscular a los pocos meses y a pesar de ello ha sido capaz de estudiar dos carreras, trabajar y llevar una vida relativamente normal. Se llama Pablo Cusí y adjunto su testimonio a continuación.

2 comentarios:

  1. Cuánta razón, Susana... Excelente argumentación. Un abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar