miércoles, 27 de febrero de 2019

Austria reconoce al no nacido

Austria sienta un precedente para reconocer la vida del no nacido. En este caso el gobierno dirigido por los socialdemócratas ha obtenido el apoyo suficiente para sacar adelante una reforma que permite a los padres inscribir en el Registro Civil a los niños fallecidos antes de nacer con un peso inferior de 500 gramos. Esta medida que ha salido gracias al apoyo de los Cristianos Demócratas y los Socialistas otorga a los padres un certificado de nacimiento de su hijo fallecido, así como el certificado de fallecimiento donde consta el nombre del bebé. Por ahora, es el primer país europeo que ha aprobado una medida con características similares pero es un gran paso para reconocer no solo que los niños concebidos son seres humanos, sino que tienen personalidad jurídica propia. La Ministra de la Familia austriaca Sophie Karmasin se ha mostrado satisfecha con la medida. Según publica el medio Kurier, la ministra asegura que se trata de una medida “que ayudará a los padres a superar la muerte de sus hijos”. Sin embargo, ha afirmado que los padres necesitarán un informe del hospital que confirme el fallecimiento para que comiencen los trámites de reconocimiento. Aun así, la ministra ha detallado que todavía están estudiando si esta medida se puede aplicar con carácter retroactivo. Por su parte, la ministra de salud Sabine Oberhauser ha asegurado que “ambos padres tienen que solicitarlo de manera voluntaria sin presiones”. Aunque Austria es el primer país que ha tomado una medida real sobre los derechos del no nacido. Otros países ya están empezando a reconocerlos. El reconocimiento del no nacido Como es el caso de Irlanda, que el pasado mes de agosto un juez de la Corte Suprema de Irlanda, ha explicado que, el no nacido, tiene de manera implícita una serie de derechos que van mucho más allá del derecho a vivir, haciendo especial hincapié en que, estos derechos, “deben tomarse muy en serio por parte del Estado”. Asimismo grupos de familias de multitud de países han pedido a sus gobernantes que tomen una medida a favor del niño que está por nacer. Como es el caso de Chile, Actuall contaba cómo un grupo de familias acompañadas, por organizaciones de apoyo a padres en duelo, acudieron este mes de noviembre al Palacio Presidencial de Chile para pedirle a la presidenta Bachelet que apoye el proyecto de ley que permite a los padres inscribir con nombre legal a sus hijos que fallecieron en el periodo de gestación o durante el parto. https://www.aciprensa.com/noticias/austria-es-primer-pais-europeo-en-reconocer-la-vida-del-no-nacido-en-el-registro-civil-82160?fbclid=IwAR20bW0W7hFtJZAHCqdrtst562tVcDrt0U07lU-GsYeCjZbeA-kcwkge9rg

martes, 19 de febrero de 2019

Jóvenes estadounidenses contra el aborto

La mayor parte de los jóvenes estadounidenses, a favor de restringir más el aborto por INFOVATICANA | 15 enero, 2019 Tiende a pensarse que las generaciones jóvenes son siempre más progresistas que sus predecesoras. Así, acaso instintivamente, se atribuye a la juventud contemporánea una serie de ideas que pueden sintetizarse fácilmente con dos sintagmas: relajación moral y preocupación por los negocios. No obstante, la realidad es bien distinta. Víctimas del inhabitable mundo posmoderno de familias desestructuradas e individuos atomizados, muchos jóvenes anhelan, aunque no acierten a expresar ese anhelo con palabras, un regreso a las antiguas estructuras sociales y a los dogmas sólidos de antaño. Son ingentes las evidencias que confirman este hecho. La última, una encuesta elaborada en Estados Unidos por Polling Company para Estudiantes por la Vida de América (SFLA). Sirviéndose de una muestra de hombres y mujeres de dieciocho a treinta y cuatro años, revela que la mayor parte de los millenials estadounidenses son proclives a un endurecimiento de la legislación concerniente al aborto. En este sentido, los datos ofrecidos por el sondeo resultan bastante esperanzadores: un 42 por ciento de los preguntados se opone al aborto legal y un 28 por ciento aboga por la introducción de mayores restricciones en este ámbito (por ejemplo, exigir consentimiento paterno a menores de edad o prohibir la financiación pública del aborto). ¿Qué supone esto? Que un 70 por ciento de los jóvenes norteamericanos está insatisfecho con las leyes abortivas de su país, considerándolas demasiado laxas. Por otra parte, la encuesta revela algo cada vez más irrefutable: el abismo que media entre la sociedad y los partidos que dicen representarla. De esta manera, la propuesta del Partido Demócrata respecto a esta cuestión – legalizar el aborto en cualquier supuesto y plazo – sólo satisfaría a un 7% de los jóvenes preguntados. Votar sobre el aborto Más llamativa, incluso, resulta la postura de los jóvenes estadounidenses respecto de la píldora abortiva; así, el 56 por ciento de los encuestados se opone a que se vendan por Internet o sin que medie un examen físico. El sondeo tampoco deja en buen lugar a la multinacional abortista Planned Parenthood. No en vano, la mayor parte de los encuestados no comprenden que la entidad se beneficie de financiación pública y rechaza su política de los últimos años, que estriba en reducir la inversión en cuidados prenatales (y otros servicios de jaez semejante) e incrementarla en prácticas anticonceptivas. No obstante, quizá lo más interesante de la encuesta sean sus revelaciones en lo referido al caso Roe vs Wade: el 56 por ciento de los preguntados considera que el pueblo debería tener derecho a votar sobre las leyes abortivas, mientras que sólo el 16 por ciento estima razonable que el Tribunal Supremo continúe limitando la capacidad de decisión de los estadounidenses al respecto (el 19 por ciento restante evitaba pronunciarse) Recordemos, de este modo, que la sentencia de la Corte Suprema en el caso de Roe vs Wade consagraba el aborto como un derecho fundamental (incluido en el derecho a la privacidad), despenalizándolo de facto en todo el territorio nacional, en cada uno de los 50 Estados: al tratarse de un derecho constitucional, en fin, ningún estado podía legislar contra él. https://infovaticana.com/2019/01/15/la-mayor-parte-de-los-jovenes-estadounidenses-a-favor-de-restringir-mas-el-aborto/?fbclid=IwAR3o8pJ-wUlwJUcwYAcn36Gmpx8pz4HdxwIDzniNjJU2aGxs1UKQ_j7noR4

viernes, 8 de febrero de 2019

2018. Cuarenta y dos millones de abortos

El aborto fue la principal causa de muerte en el 2018 con más de 41 millones de muertos Según el informe de Worldometers, publicado por LifeNews, en el año 2018 hubo casi 42 millones de abortos en todo el mundo, siendo la principal causa de muerte. En EEUU se estima que desde 1973 se han practicado 60 millones de abortos. Actuall - 03/01/2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter El aborto reduce las posibilidades de ser madre a posteriori. El aborto reduce las posibilidades de ser madre a posteriori. Las estadísticas compiladas por Worldometers y publicadas por LifeNews dejan, sin duda, unas cifras desgarradoras. Casi 42 millones de seres humanos fueron abortados en el mundo durante el año 2018, convirtiéndose en la principal causa de mortalidad. El sitio independiente recopila datos de gobiernos y otras organizaciones acreditadas y luego informa de los datos, junto con estimaciones y proyecciones. A fecha de 31 de diciembre de 2018, se realizaron unos 41.9 millones de abortos en el transcurso del año. En contraste, 8,2 millones de personas murieron de cáncer, 5 millones por culpa del tabaco y 1,7 millones murieron de VIH / SIDA. Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades. A nivel mundial, un 23 por ciento de los embarazos fueron abortados, y por cada 33 nacimientos, diez bebés fueron abortados. Worldometers estiman alrededor de 59 millones de muertes en todo el mundo en 2018, pero esa cifra no incluye las muertes por aborto, porque no se reconocen como seres vivos, según apunta LifeNews. En Estados Unidos, casi un millón de bebés son abortados cada año. Aunque las tasas de aborto han disminuido en la última década , el aborto sigue siendo la principal causa de muerte en los Estados Unidos también. Desde Roe v. Wade en 1973, se estima que se han producido más de 60 millones abortos en EEUU. En enero, defensores provida se reunirán para la Marcha por la Vida anual en Washington para recordar el aniversario de esa infame decisión. https://www.actuall.com/vida/el-aborto-fue-la-principal-causa-de-muerte-en-el-2018-con-mas-de-41-millones-de-muertos/?fbclid=IwAR0NTXdFsl-n9CjUSLGNlcjVZZrtZbNARjyHChLEt_pqbODl7YklQSaI9vU

martes, 5 de febrero de 2019

Debate sobre el aborto en Noruega

Se abre inesperadamente el debate sobre el aborto en Noruega Los cambios en las leyes sobre el aborto son el punto de negociación para la coalición de minorías gobernantes y un partido pequeño para crear una mayoría parlamentaria. 25/11/18 4:06 PM Ver también El Tribunal Supremo de Noruega defiende los derechos de conciencia de los médicos Noruega se ofrece como destino de las mujeres embarazadas de gemelos que quieren matar a uno de sus hijos (LifeSiteNews) El sábado pasado, miles de partidarios del aborto se manifestaron en ciudades noruegas en contra de las discusiones en curso sobre la restricción de la ley de aborto del país. La posibilidad de cambios en las leyes sobre el aborto es el tema de las conversaciones entre la coalición de minorías gobernantes de Noruega y un partido más pequeño necesario para crear una mayoría parlamentaria. Durante estas manifestaciones, los manifestantes agitaron pancartas y gritaron consignas familiares: «Mi cuerpo, mi derecho» y «Defiende el aborto». Algunos de los participantes empujaban irónicamente a los niños en cochecitos. Estas manifestaciones y sus consignas son muy familiares en las calles de América del Norte y recientemente en Irlanda, pero es una sorpresa ver estas manifestaciones en las calles de Escandinavia, una parte de Europa conocida por tener leyes liberales sobre el aborto durante muchas décadas. La razón de esto es simple. También es una que se está volviendo muy familiar en toda Europa, a saber, los partidos políticos gobernantes que necesitan hacer acuerdos con partidos más pequeños para apuntalar a los gobiernos minoritarios. En septiembre de 2017, tras la elección general de Noruega, Erna Solberg, la jefa de Høyre, se mantuvo como primera ministra, pero gobernó en coalición con el partido de derecha FrP (el Partido del Progreso). Incluso con ese partido más pequeño como parte de su coalición de gobierno, seguía siendo un gobierno minoritario sin mayoría parlamentaria. Por lo tanto, Solberg todavía necesitaba encontrar otros aliados parlamentarios para hacer viable su administración. Actualmente, en el parlamento noruego, hay otros dos partidos de la derecha que podrían ser posibles socios de la coalición: Venstre (los liberales) y KrF (los demócratas cristianos). Los demócratas cristianos de Noruega (KrF) afirman que tienen «una visión de construir una sociedad abierta basada en valores cristianos y humanísticos», una que «protege la vida y la dignidad humana». El partido fue fundado en 1933 en reacción al entonces creciente secularismo en Noruega. Desde su inicio, KrF hizo hincapié en los valores culturales y espirituales que tenían como objetivo crear una alternativa a otros partidos políticos cuyos valores eran únicamente materiales. En la década de 1970, el debate público sobre el aborto se hizo cada vez más importante para el partido, que experimentó algunos de sus mejores resultados electorales, y luego encuestó regularmente alrededor del 12 por ciento de los votos nacionales. En 1997, el partido logró el mejor resultado de su elección, con 25 de sus candidatos elegidos para el parlamento, con el 13,7 por ciento de los votos nacionales. En las elecciones de 2017, el partido obtuvo el 5,6% de los votos, ganando 10 escaños. Los 9 miembros del parlamento de Venstre se unieron a la coalición gobernante después de asegurar algunos nombramientos clave para los departamentos gubernamentales. Sin embargo, en términos de números parlamentarios, la única adición de este partido más pequeño no es suficiente para dar una mayoría al Primer Ministro Solberg. Así que a principios de este mes, cuando el KrF inició conversaciones con la oposición (el Partido Laborista) sobre la posibilidad de que los dos partidos formaran un gobierno, Solberg se vio obligado a intervenir. Esto fue necesario dado que esta coalición alternativa tendría los números parlamentarios necesarios para derribar al gobierno liderado por Høyre. Fue en este punto que Solberg se ofreció a discutir el endurecimiento de las leyes de aborto de Noruega con el KrF. La intervención de Solberg parece haber funcionado. Su propuesta ayudó a persuadir a los miembros de las filas de KrF para que aceptaran conversar con Høyre acerca de unirse a la coalición gobernante. Si llegara a surgir esta nueva alianza política, obtendría la mayoría el primer ministro Solberg en el parlamento, y esto podría verla a salvo en el poder hasta la próxima elección programada en 2021. Sobre el tema del aborto, el KrF está solicitando restricciones o el fin de los abortos desde la duodécima semana de embarazo, lo que podría frenar las exenciones actuales para afecciones genéticas. Kjell Ingolf Ropstad, líder adjunto de KrF, dijo a la emisora pública noruega NRK a principios de este mes que era «discriminatorio» el aborto de los niños con síndrome de Down, y agregó que «deberían tener los mismos derechos legales que los demás niños». El aborto comenzó a legalizarse en Noruega a partir de 1964. En 2017 se registraron 12.733 abortos en Noruega. Desde 1978, la ley noruega establece que cualquier aborto realizado después de 12 semanas debe ser autorizado por un panel de dos médicos del hospital. Sin embargo, si ese panel se niega a continuar con el procedimiento, esa decisión puede ser apelada y anulada. Sin embargo, el Primer Ministro de Noruega no se ha convertido de repente en un partidario de la vida. En un esfuerzo por detener cualquier reacción violenta dentro de su propio partido, así como para sofocar la oposición de los opositores políticos y los grupos a favor del aborto, Solberg le dijo al parlamento noruego la semana pasada que «las mujeres que buscan un aborto después de la duodécima semana de embarazo, harán lo mismo así no tengan el derecho a abortar». Entonces, las negociaciones y la discusión sobre la ley del aborto en Noruega han comenzado, pero no está claro cómo continuarán las cosas. Noruega, como el resto de Escandinavia, es en gran parte socialmente liberal. El 9 de noviembre de 2018, el diario Verdens Gang publicó una encuesta que encontró que el 68 por ciento de los noruegos está en contra de cambiar la ley de aborto del país, con solo el 16 por ciento a favor de un cambio. La encuesta fue de 1.000 participantes, encuestados por teléfono. http://www.infocatolica.com/?t=noticia&cod=33670&fbclid=IwAR1g6ip07E5yyAd364LZ_xjOg2LpopZi4TAJKfn0x-lXBBjuSwsmUeXfPsI