martes, 21 de agosto de 2018

Estrés post aborto

La doctora Priscilla K. Coleman es profesora de desarrollo humano y estudios sobre la familia de la Universidad Estatal de Bowling Green (Ohio) y ha llevado a cabo una investigación junto a tres ayudantes sobre los efectos del estrés postaborto en las mujeres que ha sido publicado en Journnal of American Physicians and Surgeons. En la actualidad, 20 estados obligan a que la paciente reciba consejos sobre los posibles efectos emocionales del aborto antes de practicarlo y en seis tan solo deben de dar información sobre los posibles efectos secundarios. Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades. La muestra son 987 mujeres de Estados Unidos –exceptuando Hawái- con unos ingresos entre 30.000 y más de 90.000 dólares y entre 20 y 72 años. El 5 por ciento de las encuestadas tienen entre 20 y 29 años, el 15 por ciento entre 30 y 39, el 28 por ciento entre 40 y 49, el 37 por ciento entre 50 y 59 y el 15 por ciento restante 60 o más años. El 85 por ciento son de raza blanca, el 8 por ciento hispana, el 4 por ciento negra, y el 3 por ciento restante de otras etnias. El 23,7 por ciento reconoce estar afectadas para el resto de su vida por haber matado a su hijo Los resultados son impactantes porque en torno a la mitad de las mujeres afirma haber tenido algún efecto psicológico negativo como resultado de haberse sometido a un aborto. Una de los puntos más llamativos a analizar es las circunstancias que llevaron a las mujeres a abortar. Por ejemplo, el 58,3 por ciento de las mujeres afirma haber abortado para hacer feliz a otra persona, el 73,8 ciento afirma haber tenido presiones de terceras personas o el 28,4 por ciento lo hizo por miedo a seguir con el embarazo y perder a su pareja. La doctora Priscilla K. Coleman, directora del estudio / Youtube. La doctora Priscilla K. Coleman, directora del estudio / Youtube. Efectos positivos Con efectos positivos entiende la doctora Koleman como todas aquellas medidas que las mujeres hayan tomado después del aborto y que hayan mejorado su calidad de vida. El 31,6 por ciento respondió que no había tenido ninguno. El 17,5 por ciento dice haber profundizado en su vida espiritual al encontrar la paz y el perdón en la religión, el 13,3 por ciento se comprometió con centros de ayuda a mujeres embarazadas, el 8,9 por ciento se lanzó a dar testimonio de su experiencia para ayudar a otras personas, el 8,2 por ciento decidió ayudar a otras mujeres que hayan sufrido el mismo trauma, el 7,5 por ciento se convirtió al cristianismo y el 6,4 por ciento se enroló en movimientos provida. Efectos negativos Los efectos negativos son aquellos que hayan empeorado la calidad de vida, entre los que se incluyen enfermedades psicológicas o hábitos no saludables. El 23,7 por ciento reconoce estar afectadas para el resto de su vida por haber matado a su hijo, el 14,4 por ciento tuvo depresión, el 14 por ciento sentimientos de culpa o arrepentimiento, el 12,4 por ciento se odió a sí mismas por lo que habían hecho, el 10,9 por ciento sintió vergüenza de sí mismas, el 9 por ciento se hizo adicto a alcohol y/o drogas, el 7,7 por ciento tuvo comportamientos autodestructivos, el 7,6 por ciento baja autoestima, el 7,1 por ciento ansiedad o miedo y el 6,2 quiso suicidarse. https://www.actuall.com/vida/estres-postaborto-lo-no-se-cuenta/

viernes, 17 de agosto de 2018

Abortó porque era un niño

Feminista: "Decidí abortar cuando supe que mi bebé sería niño" Publicado: 10 feb 2015 17:12 GMT | Última actualización: 14 feb 2015 09:14 GMT Una bloguera feminista ha confesado que decidió abortar cuando descubrió que su bebé iba a ser un niño debido a sus "malas experiencias con los hombres" y a que no podía "traer a otro monstruo al mundo". Feminista: "Decidí abortar cuando supe que mi bebé sería niño" . Reuters / Arko Datta Síguenos en Facebook Una feminista estadounidense, conocida con el sobrenombre de Lana, ha relatado en su blog que en 2012 supo que se había quedado embarazada, y que cuando una ecografía reveló que su bebé sería niño, decidió abortar precisamente por esa razón, informa el diario 'Metro'. "Mi cuerpo me había traicionado. Estaba en estado shock, empecé a llorar […] llorando, sollozando, con incontrolable llanto y una angustia mental del tipo que solo puede ser experimentada por aquellos que han visto sus vidas destruidas por una guerra", cuenta en su relato, durante el que se refiere al padre como "el donante" y al estado de embarazo como "diagnóstico". Al cabo de tres días "descubrió" que no podía traer a otro hombre al mundo. Lana escribe: "Yo no odio a los hombres, odio al patriarcado, en lo que los hombres e inlcuso algunas mujeres se convierten. No iba a dejar que eso sucediera con mis hijos. Las oportunidades de ello eran mayores si era un niño". Pese al gran revuelo que su decisión ha causado en la opinión pública, Lana asegura que si volviera a estar en la misma tesitura "lo haría otra vez en un abrir y cerrar de ojos". "No puedo creerme algunos de los correos que se me han enviado, ¿realmente existen personas que desean mi muerte por elegir qué hacer con mi propio cuerpo? Eso es propio de un individuo mentalmente perturbado", ha comentado. https://actualidad.rt.com/sociedad/165996-feminista-decide-abortar-bebe-masculino

jueves, 9 de agosto de 2018

Mi hijo estå vivo gracias a los fanåticos provida

En Londres, y otros puntos del mundo, prohíben ofrecer ayuda cerca de los abortorios «Mi bebé está vivo por estos "fanáticos"»: testimonio contra la prohibición de las vigilias provida «Mi bebé está vivo por estos "fanáticos"»: testimonio contra la prohibición de las vigilias provida En Londres, y otros muchos sitios se están prohibiendo las vigilias y concentraciones provida en las inmediaciones de los abortorios Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a Goglle+ Añadir a Linkedin Comentar Enviar a un amigo Imprimir Aumentar texto Disminuir texto J. Lozano / ReL 18 abril 2018 TAGS ABORTO - PROVIDA Con el objetivo de blindar los abortorios y favorecer a los grupos que están detrás de la cultura de la muerte cada vez más administraciones están creando lo que denominan “espacios seguros”, que consisten en prohibir mediante multas o incluso cárcel que los grupos provida puedan ofrecer su ayuda a las mujeres que se disponen a abortar. Que muchas mujeres se arrepienten o en realidad no quieren abortar queda de manifiesto analizando los datos de los grupos de rescatadores. En España, los Rescatadores de Juan Pablo II, han conseguido salvar a más de 2.600 bebés en cinco años. Una madre rescatada decide alzar su voz Estos “espacios seguros” han vuelto a ser noticia después de que un distrito londinense haya prohibido estas vigilias de personas provida. Y ante esta decisión, una madre británica rescatada de un abortorio por uno de estos grupos ha querido dar a conocer al mundo su experiencia. Un grupo provida reza mientras son insultados por manifestantes proabortistas Lo ha hecho en Catholic Herald. Su nombre, aunque bajo pseudónimo es Abby Smith, e inicia esta especie de carta abierta asegurando que “la imagen pública de las vigilias a favor de la vida está bastante establecida: fanáticos religiosos acosando a mujeres vulnerables en clínicas abortistas, impidiéndolas acceder a los servicios que necesitan”. "No puedo describir la sensación de soledad que sentí" Este es precisamente el argumento que tanto los proabortistas como los políticos que los defienden arguyen para realizar estas prohibiciones. Sin embargo, esta mujer quiere ofrecer la verdadera cara de estos grupos provida desde la perspectiva de una mujer que acudía a abortar. “Recuerdo el entumecimiento del viaje a la clínica (abortorio) para la cita. Tenía las piernas como si hubiera corrido una maratón: pesadas, incapaces de soportar mi peso. Tenía una extraña incapacidad para concentrarme aquella mañana: la misma sensación de malestar que se tiene cuando has estado despierto toda la noche, pero con una tremenda y constante oleada de profundo temor. No puedo describir la sensación de soledad y abandono que sentí en el tren cuando me dirigía a la clínica: las personas se dedicaban a sus asuntos cotidianos y me miraban sin sentir que algo iba mal”, escribe esta británica. Sóla, sin apoyos y el aborto como salida Como tantas otras mujeres que acaban abortando, ella reconoce que “la elección era un lujo que yo no tenía”. El padre del bebé no quería oír ni hablar del embarazo asegurándola que no pasaría “ni una hora” con el niño si al final nacía. Sus amigos y compañeros la animaban a abortar para así conservar su trabajo y cuando llamó a un proveedor de abortos para preguntar por alguna alternativa escuchó esto: “Sólo hacemos abortos”. Ella no quería abortar pero se encontraba sola, sin opciones. La única supuesta ayuda fue la del padre del niño ofreciéndola quedarse dos semanas con ella una vez que abortara. Sólo los provida la ayudaron Afirma convencida que “las únicas personas dispuestas y capaces de ayudar fueron los miembros de la vigilia provida. Me ofrecieron un folleto en el camino a mi cita y me dijeron que podrían ayudarme. No les creí”. Ella consideraba que si las personas más cercanas no le habían cuidado, no podrían hacerlo tampoco unos extraños. Sin embargo, se quedó aquel folleto y relata que “después de unos días de angustia, decidí ver qué podían hacer. La respuesta fue que era mucho: proporcionaban vivienda, ropa, alimentos y apoyo moral o espiritual si fuera necesario”. "Les debo el amor de vida" Abby se define a sí misma como “alguien agradecida por lo que hacen estos ‘consejeros de la calle’” y destaca que en este caso “el nivel de desinformación sobre este tema es impresionante”. Ella no fue acosada por los provida sino tratada con cariño y recuerda que en Ealing, el distrito londinense donde se van a prohibir estas vigilias, “no ha habido ni un solo arresto en 23 años de vigilias”. “Mi bebé está vivo hoy debido a estos ‘fanáticos’. Les debo el amor de mi vida, la razón de mi existencia. Y mi historia está lejos de ser única. En los últimos diez años, más de 500 mujeres han decidido no continuar con sus abortos sólo en Ealing. ¿Por qué? Porque alguien estaba allí para ofrecerles ayuda”, cuenta esta mujer. Además, pide a los que están llevando a cabo estas políticas que traten de imaginar “el alivio que sentí cuando supe que había gente alrededor que me ayudaría a tener mi bebé. Muchas de las mujeres que se presentan para el aborto no estarían allí si sus circunstancias económicas o sociales fueran diferentes” https://www.religionenlibertad.com/bebe-esta-vivo-por-estos-fanaticos-testimonio-contra-prohibicion-63791.htm

lunes, 6 de agosto de 2018

Mi hijo era inocente

(PortaLuz).- Hellen Rhoda es otra mujer y madre que ha decidido compartir su historia y la de su hijo, motivada por llegar con su testimonio a otras mujeres que como ella, enfrentan no sólo la violencia de un agresor sexual, sino además la de quienes presionan para que maten a los bebés que llevan en el vientre.
Aún no logra comprender dice Hellen los argumentos de quienes querían que abortara su hijo ¿Por qué habría de hacerlo? ¿Matar al bebé sería la justa sanción para quien la había violado? ¿Abortar al ser humano que se gestaba en su vientre como resultado de esa violación, cambiaría en algo lo que había vivido? ¿Podían asegurarle que tras decidir matar a su bebé no se provocaría a sí misma mayores daños psicológicos y físicos incluso? Todo eso, sin mencionar lo más importante para ella… Hellen era y es una mujer de fe, cristiana, que tenía muy claro lo que significa el mandamiento “No matarás” y las consecuencias fatales, con impacto eterno, para quien a conciencia viola ese mandato de Dios…
No. Quienes habían hecho las leyes que permiten en Estados Unidos el aborto, los mercaderes de la muerte que obtienen beneficios económicos con este negocio de sangre, los profesionales de la salud que ejecutaban el aborto no podían darle respuestas satisfactorias. Ella lo sabía.

Un criminal y dos inocentes

Fue un hombre enfermo que estaba obsesionado con ella desde 2012 quien la violentó sexualmente. “Aparentemente, pensaba que si no podía casarse conmigo, entonces me tomaría y arruinaría mi futuro. Bueno, al principio sí que parecía que lo había conseguido”, comenta Hellen.
Habiendo nacido y formada en una familia cristiana, tenía por anhelo casarse con un hombre de fe, que amara a Dios como ella. De lo contrario, dice, no sería posible que ella siquiera lo considerase. Esta fue la razón por la que había rechazado la oferta de matrimonio que le hizo quien sería luego su agresor.
“Lo encontré cerca de mi casa y rápidamente empezó a convencerme de que me casara con él. Era médico y decía que trabajaba para el hospital John Hopkins (Baltimore, USA). Prometió que haría cualquier cosa por mí. A mí no me importaba qué dijera pues nunca me iba a casar con un hombre que no fuera cristiano. Lo rechacé pero siguió insistiendo una y otra vez y me preguntó si, al menos, podía ir a tomar una taza de té con él. Al final accedí pero en un local próximo a mi casa por si ocurría cualquier incidencia”.
En aquella ocasión salió indemne. Algunos meses después, “el 13 de mayo de 2015”, recibió otra vez una llamada pidiéndole verla. Ella se excusó diciendo que estaba ocupada, pero el individuo estaba en la puerta de su casa. Parecía tranquilo y era amable recuerda Hellen, así es que no temió y finalmente aceptó acompañarlo a un local cercano…
“Qué poco sabía yo que había tramado un plan para violarme. Cuando llegamos al restaurante yo pedí mi usual Coca Cola y me la sirvieron mientras él pedía una Fanta. No sé explicarlo pero, repentinamente, empecé a tener mucho calor y sueño y la siguiente vez que recuerdo algo estaba en el coche de ese hombre sin ropa interior, débil y con mucho dolor. Evidentemente, me había violado. Él sonreía. Yo me enojé sobremanera pero ya era tarde. Me dejó en el andén y ésta fue la última vez que puse mis ojos en él. Cuando se lo conté a la policía estaba segura de que lo detendrían pero, a día de hoy, no tengo noticias ni de una detención ni de que siga la investigación”.

El mal presentado como bien

Agobiada se hizo de inmediato las pruebas para detectar el virus del SIDA y la de embarazo. Esas primeras fueron negativas pero repitió un par de días después y esa segunda muestra mostró lo que se temía: estaba embarazada.  En ese momento, todo el mundo -recuerda Hellen- le daba razones para abortar.  Primero fueron sus amigos y luego la familia que al enterarse que se trataba de un embarazo por violación le decían intentando aminorar la gravedad de la decisión: “¡Pero sí lo único que tienes que hacer es tomarte una pastilla!”
La ahogaban y en ese momento, comenta, se aferró a su fe. Pero era una batalla la que estaba librando… Sabía que muchos quizás la juzgarían si continuaba con ese embarazo no estando casada, independiente de que hubiera sido violada. Tal vez perdería el trabajo y sus ahorros, porque no querrían tener en plantilla a una persona que estuviera esperando un hijo sin estar casada. Decenas de emociones e ideas atiborraban su mente.
“Bueno, todas las razones eran de peso pero no lo suficiente como para terminar con la vida de otro ser humano. No me podría imaginar que sólo por la malévola acción de su padre biológico yo acabaría con la vida de este pequeñito quien había llegado a este mundo para ser alguien grande. Mi violador era un enfermo y un embustero. Luego se supo que, de hecho, jamás había trabajado en el hospital John Hopkins”.

Consagrado para Dios

“Cuando mi hijo nació, lo llamé Ellis, que significa: Consagrado para Dios. Estoy contenta de haberme quedado con él a pesar del elevado precio que tuve que pagar. Siendo yo misma huérfana sabía lo duro que sería educarle pero estaba empeñada en hacerme cargo y cuidar de él. Quería amarlo, satisfacer todas sus necesidades y conseguir que se convirtiera en una gran persona. Quería que tuviese la mejor educación, los mejores cuidados médicos y todo lo mejor para que se desarrollara bien”.
La decisión para llevarla adelante involucraba también dinero que ella no tenía, pero durante su embarazo, buscando ayuda, encontró la web Save the 1 (Salvar El 1). Allí -comenta Hellen- conoció a personas en situaciones similares a la suya, como Rebecca Kiessling, que le dieron mucha esperanza y ánimos. “Ellas entendían mi dolor. Espero aprender cómo ayudar mujeres en mi misma situación. De hecho, ya he aprendido mucho de los que forman parte de esta organización. Dios les bendiga”.
 http://www.forumlibertas.com/hijo-fue-concebido-una-violacion-rechace-aborto-inocente/

jueves, 2 de agosto de 2018

Vamos a hacer crema con los fetos

“Vamos a hacer crema con los fetos” dice líder gay en debate por aborto en Chile

Redacción ACI Prensa

Rolando Jiménez, vocero del Movimiento de Liberación Homosexual / Flickr de Movilh Chile (CC-BY-NC-ND-2.0)
Rolando Jiménez, vocero del Movimiento de Liberación Homosexual / Flickr de Movilh Chile (CC-BY-NC-ND-2.0)
Luego de la aprobación sobre la idea de legislar el proyecto del aborto en Chile por parte de la Comisión de Salud del Senado, el vocero del Movimiento de Liberación Homosexual (Movilh), Rolando Jiménez, lanzó un duro comentario que quedó registrado en un video que se ha vuelto viral: “vamos a hacer crema con los fetos”.
Sus dichos se realizaron en un intercambio de palabras con un grupo de mujeres pro vida en los pasillos del Congreso Nacional, en Valparaíso, hasta donde llegó Jimenez portando una carpeta de Miles Chile, entidad que agrupa a distintas organizaciones promovedoras del aborto en Chile y que funciona como filial de la International Planned Parenthood Federation (IPPF) en el país.
Fuentes consultadas por ACI Prensa indicaron que la discusión comenzó cuando activistas pro-vida encararon a la presidenta de Miles Chile, Claudia Dides, sobre el financiamiento que reciben de parte de IPPF, matriz de la estadounidense Planned Parenthood Federation of America, acusada de traficar con órganos y tejidos de bebés abortados en sus instalaciones.
Dides las trató de “estúpidas” y luego intervino Rolando Jiménez, quien las llamó “ridículas”, mientras una mujer que grababa con su celular les decía que eran las “personas más desinformadas del mundo”.
Luego, Jiménez aseguró que “vamos a hacer cremas con los fetos”.
El líder gay llamó a las mujeres pro vida “hipócritas” y agregó “¿sabrán lo que es un orgasmo?”.
Las palabras de Jiménez causaron rechazo en las redes sociales, y en declaraciones al diario El Demócrata, el activista gay explicó que su objetivo fue “devolver una tontera de un grupo de señoras pro feto, que estuvieron toda la tarde diciendo la estupidez de que tenemos clínicas abortivas como negocio y que íbamos a fabricar cremas con los restos de la violación”.
Rolando Jiménez es uno de los activistas gay con más influencia en Chile, y la organización que representa, el Movilh, encabeza las estrategias para incorporar la ideología de género en los distintos proyectos de ley que se discuten en el país, como el matrimonio homosexual, la adopción gay y el cambio legal del nombre y del sexo de adultos y niños, entre otros.
Una de las polémicas que encabezó fue en 2014 con la distribución del libro “Nicolás tiene dos papás”, respaldado por el Gobierno de la presidenta Bachelet, que relata la “feliz” vida de un niño que vive con sus papás gays, y que fue entregado en 500 jardines infantiles de Chile.
 https://www.aciprensa.com/noticias/vamos-a-hacer-crema-con-los-fetos-dice-lider-gay-en-debate-por-aborto-en-chile-18580