miércoles, 20 de septiembre de 2017

Síndrome post aborto


Lilia, superó el síndrome post-aborto: “Ahora me siento perdonada por mi hijo”

Los abortorios matan niños como si quitaran muelas. No informan a las mujeres de la angustia post-aborto, sólo les interesa hacer caja. Pero ¿quién se encarga luego de las mujeres que soportan la pesada carga? Actuall ha hablado con una que logró superar el síndrome post-aborto.
Si no fuera por asociaciones sin ánimo de lucro como AesVida, que atiende a chicas que quieren abortar o que ya lo han hecho, nadie se encargaría de las jóvenes que han sufrido el tremendo drama de acabar con la vida de su hijo y que no se liberan ya de la pesada losa, la angustia y la depresión.
Actuall ha hablado con una de esas chicas que terminan en un abortorio porque se se quedan embarazadas muy jóvenes -19 años en este caso-.  Nadie le apoyaba: ni su novio, ni siquiera su madre. Y al sentirse rechazada no le quedó otra opción que ir a esas mal llamadas clínicas.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Se trata Lilia, una ecuatoriana que ahora tiene 30 años. Es la menor de 7 hermanos. A los 13 años decidió independizarse y, como ella asegura, “empieza su libertad” y con ello su vida sexual. A los 17 años, sin investigar nada ni tener en cuenta las consecuencias, empieza a mantener relaciones.
Dos años después se queda embarazada. A partir de ese momento ve al bebé que espera como un problema y decide abortar. Esto le provoca un vacío interior que no consigue llenar y que le conduce al mundo del alcohol y la promiscuidad.

Pero lo que parece un tobogán de angustia, un callejón sin salida… se puede superar. Nos lo cuenta la propia Lilia.
¿Qué motivos le llevan a tomar la decisión de abortar?
Tenía 19 años. Nunca había pensado en qué haría si esto me pasaba. En ese momento estaba trabajando y estudiando, vivía sola y quedarme embarazada fue un problema para mí. Además mi pareja me rechazó cuando se enteró.
Decido que la mejor salida es abortar aunque no estaba totalmente segura. Yo quería deshacerme del problema, entonces trato de apoyarme en mi familia, sobre todo en mi madre pero también me rechazó.
O sea le rechaza su pareja, le rechaza su madre… no tiene en quién apoyarse
Esto me empujó a abortar y a buscar clínicas. Contacté con una doctora y ésta nunca me explicó las consecuencias del aborto. Tan sólo me informó de los tipos de aborto que existen.
También me advirtió de que si me pasaba algo -al ser el aborto ilegal en Ecuador- no dijese su nombre ni la clínica en la que me había practicado la intervención.
Su problema le importaba poco…
A la médica solo le preocupaba eso (que no dijese su nombre) y que le pagase.
¿Usted era realmente consciente de lo que hacía?
No del todo, pero yo sabía que estar embarazada era un problema para estar con mi pareja, para contar con el apoyo de mi familia, para mi futuro, ya que yo quería seguir estudiando y trabajando…
La doctora me practicó el aborto, pero nunca me dijo “existe una fundación que te puede ayudar, o no tomes esa decisión”. Solo me dijo “este es el aborto que te puedo hacer para que no tengas secuelas”.
La doctora nunca me informó sobre el post-aborto. Yo veía a una mujer embarazada o escuchaba llorar a un niño y sentía cosas dentro de mí
Y sin embargo… ¿tuvo secuelas?

Yo estaba de 4 meses cuando aborté. Desde el primer instante empecé a tener síntomas. Cuando salí de la clínica sentí un vacío en mí. Empecé a sentir cosas extrañas: tristeza, vacío, necesitaba cariño, apoyo, un abrazo…
Sin embargo, la persona que me acompañó a la intervención me dijo “es lo que decidiste tú”. Nadie entendía lo que yo estaba pasando por dentro.
¿Nadie le habló de las consecuencias, del síndrome post-aborto?
La doctora nunca me informó sobre el post-aborto. Yo veía a una mujer embarazada o escuchaba llorar a un niño y sentía cosas dentro de mí, y no podía pedir ayuda a nadie, porque no iba a ir diciendo por ahí ¡he abortado!
Una vez se lo comenté a una persona y me dijo “Dios te va a castigar”. La gente te juzga por eso. Yo creo que la mayoría de la gente que pasa por lo que yo, se calla.
Por otra parte, pedí ayuda a una psicóloga y me dijo que “si tener al niño era un problema, había hecho bien”. Y eso te confunde.
Con el paso del tiempo yo notaba que cada vez sentía cosas peores, sentía un vacío que no sabía como llenar.
¿Lo llenó con alcohol… para olvidar?
Entonces empecé a beber alcohol para ser un poco feliz. También tenía necesidades sexuales y me saciaba con cualquier hombre que me dijese cosas bonitas.
¿Consigue olvidar?
Pasaron años hasta que me di cuenta de que hice mal en abortar y de que había matado a alguien. Y a los  21 años decido venirme a España. Mi país me recordaba al entorno de mi embarazo y del aborto por lo que tomo la decisión de venir a un país en el que todo iba a ser nuevo para mí.
Lo veo como una salida de escape. Sin embargo, el vacío se vino conmigo. En ese momento clamé a Dios, decidí cambiar mi vida y dejar el alcohol.
Una cuña publicitaria sobre el retiro ‘Vida en abundancia’ decía “nosotras podemos perdonarnos”. Ahí fue cuando yo me di cuenta realmente de que había matado a alguien
¿Por qué clamó a Dios… como se produce ese acercamiento?
Un día tenía la radio puesta y escuché a la doctora Susana Macias -de la asociación AesVida que ayuda a mujeres que van a abortar o lo han hecho-.  Hablaba sobre el retiro “Vida en abundancia” en el que prestan ayuda a mujeres con síntomas del post-aborto.
Para mí “síntomas post-aborto” era una palabra nueva. Sin embargo, todas las sensaciones que describía la doctora eran las que yo llevaba años sintiendo. Una cuña publicitaria sobre el retiro decía “nosotras podemos perdonarnos”. Ahí fue cuando yo me di cuenta realmente de que había matado a alguien.
Y decidió asistir al retiro ¿por qué?
El retiro de Vida en abundancia decía claramente que íbamos a ser restauradas. Nos íbamos a perdonar a nosotras mismas e íbamos a ser transformadas. He ahí mi curiosidad. Saber cómo podía perdonarme a mí misma.
Me puse en contacto con Susana y fui al retiro, a pesar de ser una decisión bastante dura, porque tendría que decir abiertamente que aborté.
¿En qué consistió el retiro?
Fuimos a Toledo y allí nos explicaron los síntomas del post-aborto. Había una lista muy grande de todo lo que yo tenía: síntomas de suicidio, alcohol, sensaciones extrañas al ver a niños y mujeres embarazadas, tristeza, vacío…
Era exactamente lo que me pasaba a mí. En ese momento yo entendí y comprendí todo. Hicimos un duelo por cada bebé abortado y dejamos a nuestros hijos enterrados.
Yo me perdoné, pude entender los síntomas de todo lo que yo había vivido durante años y pude cambiar mi forma de pensar y ser libre.
¿Y realmente se sintió perdonada?
Cuando vuelvo de Toledo empiezo a ver Madrid como una ciudad diferente. Sentía tranquilidad, como si hubiese dejado atrás una mochila que llevaba a cuestas. 
Entonces me puse a estudiar peluquería y empecé a ayudar, desde AesVida, a otras mujeres con el mismo problema que tuve yo.
¿Como le pidió perdón a Dios? ¿se confesó?
Soy cristiana evangélica. Cuando aborté yo no conocía todavía al Señor. Vivía mi vida loca. Cuando llegué a España y empecé a cansarme de esa vida, del dolor y del sufrimiento fue cuando tuve la necesidad de buscar una dirección.
Mi madre siempre me había enseñado a pedir a Dios; y es ahí cuando emprendo ese camino. Me arrepentí y pedí perdón. Al pedir perdón puedes entender y comprender.
En el momento en el que yo me arrepentí, Dios me perdonó. La única cosa que me faltaba era perdonarme a mí misma
Y en el momento en el que yo me arrepentí, Dios me perdonó. La única cosa que me faltaba era perdonarme a mí misma. Y esto lo logré cambiando mi forma de pensar y mi estilo de vida.
¿Es más difícil sentirse perdonado por uno mismo que por Dios?
Si, porque en el momento que tú te arrepientes Dios te perdona. Lo difícil es entender como nos tenemos que perdonar nosotros mismos.
¿Le ha ayudado el ejemplo de alguna otra chica que haya superado el síndrome post-aborto?
Sí. En el retiro yo creía que mi historia era la peor, pero cuando compartes con otras personas tu experiencia te das cuenta de que hay testimonios que son fortísimos e impactantes.Y no te ves sola.

¿Qué ayuda ofrecen desde la asociación? ¿Qué labor desempeña?
Tenemos un departamento desde el que organizamos los retiros de Vida en abundancia para ayudar a mujeres que han abortado, y también por otro lado, hay un área de rescate, para convencer a chicas que van abortar.
Cuando nos enteramos de que una mujer quiere abortar hablamos con ella, le orientamos e informamos de AesVida y de qué ayudas le podemos ofrecer si no tiene recursos.
En AesVida convencemos a chicas para que no aborten: yo les hablo de mi post-aborto, no quiero que pasen por lo mismo que yo
¿Cómo convence a esas mujeres para que no aborten?
Dándoles mi testimonio. No quiero que pasen por lo mismo. Les hablo del post-aborto, del vacío que a mí me dejó y de la vida a la que yo me metí a raíz de esto. ¡Hemos podido salvar a bebés muchas veces!
¿Y a una mujer a la que el novio le exige abortar?
Posiblemente la pareja se encuentre asustada porque ha ocurrido algo que no estaba entre sus planes. Por eso en AesVida nos centramos mucho en las chicas presionadas por sus novios.
Lo que hacemos es tratar a la chica, le damos nuestro testimonio y le ayudamos a pensar. Al final la madre decide tener al bebé y se lo termina contagiando a su pareja.
¿Se conformaría con una ley despenalizadora en tres supuestos (fruto de violación, peligro para la salud de la madre, problemas del feto) como la que había antes en España o es partidaria del aborto cero?
Aborto cero.
¿Le parece justo que las madres que abortan vayan a la cárcel? ¿No cree que también a ellas hay que darles una salida?
Se les debe dar una oportunidad y una salida.
Finalmente, ¿se siente usted perdonada por su hijo?
Claro que sí, porque los no nacidos son inocentes. En el momento en que me arrepentí, pedí perdón a Dios y a mi hijo. 
¿Habla alguna vez con él?

Curiosamente la noche anterior de irme al retiro yo soñé con que él estaba en unas sábanas blancas y me alzaba la mano. 
https://www.actuall.com/entrevista/vida/lilia-supero-el-sindrome-post-aborto-ahora-me-siento-perdonada-por-mi-hijo/

jueves, 14 de septiembre de 2017

Testimonio de una madre subrogada

La estadounidense de origen panameño Kelly Martínez tiene 32 años, un marido, tres hijos… y otros cinco pequeños a los que prácticamente no conoce debido a que ha entregado buena parte de su vida a ser madre de alquiler.
En total, ha vendido un niño y dos pares de gemelos a parejas que deseaban ser padres.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Fue tras concebir a una de las parejas de gemelos “contratados” por un matrimonio de nacionalidad española cuando Kelly se plantó y dijo “basta”, tras sentirse acosada y explotada.
Actualmente Kelly se encuentra en Madrid, invitada por la plataforma Stop Surrogacy Now, una organización aconfesional e internacional, con origen en EE.UU, que agrupa a personas y asociaciones contrarias a los vientres de alquiler.
La madre afectada por esta práctica de explotación de la mujer ha aprovechado su estancia en España para reunirse con el vicesecretario de Política Social y Sectorial del Partido Popular, Javier Maroto, y así conocer su propuesta para legislar este asunto, según ha informado El Mundo.
“Tenía que decirles que era una mujer casada, que me había quedado embarazada de un francés en un bar de Iowa, y que la única forma de salvar mi matrimonio era entregar a mi hijo a su padre biológico”
Kelly recuerda que la primera vez que accedió a esta práctica lo hizo para una pareja francesa.
“En principio, todo fue muy bien entre nosotros. Sin embargo, una noche, me pidieron que fuera a la mañana siguiente al consulado francés en Chicago y que mintiera: tenía que decirles que era una mujer casada, que me había quedado embarazada de un francés en un bar de Iowa, y que la única forma de salvar mi matrimonio era entregar a mi hijo a su padre biológico. Lo discutí con mi marido y, al final, lo hicimos”, relata.
Después de aquella experiencia tuvo un bebé para un matrimonio de Iowa y más tarde se produjo su tercer y último embarazo con el que afirma que “abrió los ojos”.
Conoció a una pareja española a través de una agencia que pone en contacto a los padres interesados con las futuras madres. La pareja había pagado una cantidad extra porque quería tener un niño y una niña.
Kelly cobraría 32.000 euros, la agencia unos 16.000… más otros cuantos miles para los médicos y la clínica de fertilidad.
La madre gestante cuenta que “le implantaron dos embriones: uno de niño y otro de niña. Había una posibilidad entre un millón de que uno de los embriones no prosperara y que el otro se dividiera. Pero así ocurrió: iba a tener dos niños”. Desde ese momento, la relación se torció y Kelly se vio sometida a “una gran presión”.
“El marido me mandaba mensajes, acusándome de la “tensión” a la que estaba sometiendo a su mujer, porque habían pagado un dinero extra por tener un niño y una niña. También acosaban a mi ginecólogo”
Los problemas le acarrearon una enfermedad conocida como preeclampsia, caracterizada por la hipertensión arterial. Es una de las complicaciones del embarazo más peligrosas, por lo que debe diagnosticarse y tratarse rápidamente, ya que en casos graves ponen en peligro la vida del feto y de la madre.
Kelly recuerda que “tuvo que ir al hospital tres meses antes de salir de cuentas. Entonces, el marido me mandaba mensajes, acusándome de la “tensión” a la que estaba sometiendo a su mujer, porque habían pagado un dinero extra por tener un niño y una niña. También acosaban a mi ginecólogo”.
Kelly estuvo enchufada a bastantes máquinas para salvar la vida de los niños, los cuales nacieron a través de cesárea.
Al dar a luz, el matrimonio español estuvo con ellos sólo una hora. “Les dejaron doce horas solos mientras el resto de bebés de la unidad de maternidad estaban acompañados. Yo no podía estar con ellos por mi estado físico”, explica .
Finalmente, la pareja se quedó con los bebés. La madre gestante cuenta que “le acusaban de cosas terribles: de haberme medicado, de haber dado a luz antes de tiempo a propósito… Lo utilizaron como argumento para no pagar”.
Tras la pregunta, ¿qué le diría a una mujer que se plantee ganar dinero dando a luz para otros? Kelly Martínez responde de manera contundente: “Que no lo haga. Arriesgará su salud, te daña psicológicamente… No vale la pena”.
http://www.actuall.com/vida/madre-gestante-arrepentida-los-vientres-de-alquiler-ponen-en-riesgo-la-salud-y-danan-psicologicamente/

lunes, 11 de septiembre de 2017

Los mineros rescatados de Chile contra el aborto

“Como mineros rescatados, no deseamos que se atente contra la vida ni que se promulguen leyes que no permitan el derecho a vivir y a existir en Chile. Decimos un fuerte ‘No’ a la ley de aborto”, afirmaron 22 de los 33 mineros que hace 6 años quedaron atrapados en la mina San José, a 30 km al noroeste de la ciudad de Copiapó en el norte del país, y que 70 días después fueron rescatados vivos ante el asombro del mundo.
“Como chilenos, no aceptamos leyes que no respeten la vida humana, leyes que carecen de solidaridad y de amor”, dijeron en una carta a El Mercurio el 12 de octubre, día en que se retomó el debate sobre el proyecto de aborto en la Comisión de Constitución del Senado de Chile.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

“Rogamos a la Divina Misericordia que nuestro país siga conservando y protegiendo el derecho a la vida y que no vulnere a los que no tienen voz, a los que emiten un grito en silencio. A los que se les ha negado el derecho a existir”, agregaron.
Los mineros señalaron además que “nos hace falta una reflexión más profunda sobre la importancia de existir. No quisiéramos imaginar qué hubiese sido de nosotros, los 33 hombres mineros, si aquel fatídico 5 de agosto (de 2010, día del derrumbe en la mina) la sentencia de muerte hubiera resultado nuestro único refugio”.
“A seis años de la terrible catástrofe minera de la San José, agradecemos a Dios y al pueblo de Chile por la energía de amor, de esperanza y de vida que recibimos durante los 70 días que permanecimos atrapados, que logró lo imposible gracias a que la Madre Tierra dio a luz a 33 hombres mineros que había refugiado, con amor, en su vientre”, destacaron.
“Agradecemos a la Misericordia de Dios por habernos permitido la gracia de volver a nacer y encontrar vida y no la muerte”, expresaron los mineros al recordar los días en que permanecieron atrapados 700 metros bajo tierra en el accidente de 2010.
Cabe recordar que en 2015 un grupo de los 33 se reunió con el Papa Francisco en Roma, después de una Audiencia General. El Papa los saludó y aseguró que cualquiera “sería capaz de venir acá y decirnos qué significa la esperanza”.

Se retoma el debate sobre el aborto en el Senado

El proyecto de aborto en Chile, impulsado por el Gobierno de la Presidenta Bachelet, se encuentra en su segundo trámite legislativo en la Cámara del Senado, específicamente en la discusión sobre la idea de legislar, lo que ya obtuvo un voto de aprobación en la Comisión de Salud.
Ahora es el turno de la Comisión de Constitución, que también deberá votar la idea de legislar de igual modo a la instancia anterior. De aprobarse, el proyecto pasará a votación general en la Sala. Si logra su aprobación en general, la iniciativa abortista volvería a la Comisión de Salud para ser analizada y votada en particular, es decir, artículo por artículo.
Si la Comisión de Constitución rechaza la iniciativa, el proyecto avanza a la Sala pero con un informe positivo (Comisión de Salud) y uno negativo (Comisión de Constitución).
 http://www.actuall.com/vida/22-de-los-33-mineros-rescatados-en-chile-dicen-no-a-la-ley-del-aborto-de-bachelet/
Finalmente, fue aprobado

jueves, 24 de agosto de 2017

Miriam huyó del abortorio


Miriam, 17 años, tras huir de un abortorio: “¿Por qué tengo que estar en un sitio donde matan vidas?”

Estaba asustada tras enterarse de que estaba embaraza con 16 años. Fue a un abortorio, pero la frialdad con la que le trataron, despertó en ella las ganas de tener al niño. Dos meses después del nacimiento de Pablo, Miriam relata a Actuall que eso es lo mejor que le ha pasado.

Miriam junto a su familia el día que su bebé nació / Actuall
Miriam junto a su familia el día que su bebé nació / Actuall
Un embarazo tendría que ser motivo de alegría, pero no siempre es así. Y, es que, los embarazos inesperados son los argumentos más esgrimidos para plantearse abortar. A veces asusta afrontar la maternidad y más cuando todavía eres una niña.
Para la joven barcelonesa Miriam Serna no era el mejor momento. Tenía 16 años, acababa de terminar 1º de Bachillerato y tenía un futuro halagador por sus buenas notas, no podía plantearse ser madre y sin embargo…

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Después de visitar un abortorio, decidió seguir adelante con su embarazo. No entendía cómo alguien podía matar una vida.
Ahora dos meses y medio después de dar a luz, asegura a Actuall que su hijo Pablo ha traído una gran felicidad a ella y a su familia. Además, ha podido retomar sus estudios.
¿Cómo era su vida antes de quedarse embarazada?
Mi vida antes de quedarme embarazada era muy ordenada, es decir, me encantaba estudiar y me pasaba las tardes enteras en mi habitación dedicando mi tiempo a los libros. En mi tiempo libre, me encantaba estar con mis padres y mi hermana pequeña. Era una adolescente normal, salía con mis amigas, iba al cine, a comprar…
“Cuando pasó una semana, mi madre ya se empezó a preocupar y me pidió que me hiciera un test. Entonces, me dio positivo”
¿De qué manera se entera que esperaba un hijo?
En el verano del 2016, a mediados de julio notaba algo raro en mi cuerpo, se me había retrasado el periodo. Me acuerdo que estábamos en Benidorm y ese verano era el primero que venía mi pareja para pasar allí las vacaciones. Tengo mucha confianza con mi madre, así que le conté lo que me pasaba. Cuando pasó una semana, mi madre ya se empezó a preocupar y me pidió que me hiciera un test. Entonces, me dio positivo.
¿Cómo vivió ese momento?
Me queda en “shock”. Nos miramos mi madre, mi pareja y yo, pero no sabíamos qué decir. Y de repente, me puse a llorar y se me cayó el mundo encima. Mi madre y mi pareja me abrazaron llorando y me dijeron que estaban en todo momento conmigo, tomase la decisión que tomase. Aunque sé que para mis padres no era la noticia que esperaban. Aún así optaron por la vida de mi hijo.

La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall
La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall
¿Recibió el apoyo de su pareja?Si, nunca me ha dejado de lado. Me decía: “Vamos a poder con todo, no te preocupes”. De hecho, se ha implicado mucho en el tema de la paternidad, es un padre genial.
“Por desgracia, aún viviendo en una sociedad moderna, hay gente que asimila un embarazo en una joven como un gran problema, algo donde la única solución es el aborto”
¿Y del resto de la familia?
No, los padres de mi pareja no nos han querido apoyar. Desde el primer momento nos dieron la espalda, porque no estaban de acuerdo con nuestra decisión. Por lo tanto, él tomó la decisión de venirse a vivir a mi casa y estar con su hijo y ofrecerle todo lo que está al alcance de sus manos. Por desgracia, aún viviendo en una sociedad moderna, hay gente que asimila un embarazo en una joven como un gran problema, algo donde la única solución es el aborto.
¿En ningún momento pensó en abortar?
Lo primero que se me pasó por la cabeza fue el qué dirán, las críticas, lo que pensaría la gente, el resto de la familia al enterarse, mis compañeros de clase, mis profesores, la gente que me conocía…
¿Pero usted qué pensaba?
Mi interior quería tener a ese bebé, ya era una vida dentro de mí, pero por otro lado pensaba en mi futuro, en el futuro que le podría dar a él y eso me tiraba para atrás. Entonces, decidí ir a un centro abortista en Alicante con mi madre y mi pareja.
“Mientras me hacían la ecografía, no me enseñaban la pantalla, deduzco que era para que no me llegARA el arrepentimiento”
¿Qué ocurrió en el abortorio para que decidiera seguir adelante con su bebé?
Cuando llegamos, me atendieron dos doctoras. Era un lugar muy desagradable, no te trataban con cariño, todo estaba en silencio, faltaban las palabras. Mientras me hacían la ecografía, no me enseñaban la pantalla, deduzco que era para que no me llegara el arrepentimiento. Me dijeron de las semanas gestantes que estaba y simplemente me dijeron: “Cuando quieras te lo sacamos”.
“Te lo sacamos”… ¿qué sintió vd. al oir eso?
Sentía una sensación malísima, me empezaron a temblar las piernas. Entonces, me armé de valentía y tomé mi propia decisión, me negué rotundamente. ¿Por qué tenía que estar yo en ese sitio donde mataban vidas? Nos fuimos de allí y de camino a casa me puse a llorar por la situación que había vivido.

El pequeño Pablo a los pocos días de nacer / Actuall
El pequeño Pablo a los pocos días de nacer / Actuall
¿Cómo han sido estos meses hasta convertirse en mamá?Fueron unos meses un poco duros por el malestar que tenía y la confusión de ser tan joven y verme con una barriga. Me miraba al espejo y pensaba: “Aquí dentro está mi bebé”. Durante el embarazo también lo pasé muy mal, ya que al ser madre primeriza me asustaba todo. Si un día no notaba mucho su movimiento, iba corriendo al hospital, si hacía algún esfuerzo me asustaba por si le había hecho daño a él. Dicen que las madres sufren desde que saben que están embarazadas y es verdad, lo he podido comprobar yo misma.
¿Y cómo ha cambiado su vida la llegada de Pablo?
Para mejor. Cuando lo veo cada mañana doy las gracias porque esté aquí. Somos uno, sé que va a ser para toda la vida. Cuando visualizo mi futuro lo hago con él. Diría que es mi motivación, mis ganas de seguir adelante, mis ganas de luchar por la vida. Gracias a él me levanto cada mañana con ganas de comerme el mundo y poder darle lo mejor.
“Muchas personas te dirán que es un problema, que eres muy joven y no podrás y ahí es cuando empiezas a dudar. Pero una cosa sí que te aseguro, será tu felicidad, tus ganas de vivir”
¿Qué consejos daría a una joven que quiera abortar?
Mi consejo es que se lo piensen mucho antes de tomar una decisión así. Es una vida, un ser humano. Tiene el mismo derecho que tú de vivir. Muchas personas te dirán que es un problema, que eres muy joven y no podrás y ahí es cuando empiezas a dudar. Pero una cosa sí que te aseguro, será tu felicidad, tus ganas de vivir.

La joven Miriam, de 17 años, con su bebé Pablo / Actuall
La joven Miriam, de 17 años, junto a su hijo y el padre del niño / Actuall
En cuanto a futuro, ¿qué expectativa tiene?Tengo muchas expectativas, y ahora más que nunca para poder darle lo mejor a mi hijo. Quiero acabar este año bachillerato, hacer la selectividad y entrar a la carrera de Psicología. Si antes tenía ganas de ser alguien en la vida, ahora las tengo el doble porque tengo una personita que depende de mí y quiero poder darle lo mejor. Iré al colegio mientras mi madre me lo cuida por las mañanas. El tiempo si lo organizas es el mejor aliado, sólo hay que saber organizarlo. Además, mi pareja desde que el primer momento se puso a trabajar.
“Toda mujer debería tener  la obligación de darle el derecho a vivir”
¿Por qué cree que nunca se debe recurrir al aborto?
Creo que el aborto es matar una vida. Esta solución no debería de existir, porque por encima de todo es una criatura que no tiene culpa. Él no ha decidido venir. Toda mujer debería tener la obligación de darle el derecho a vivir. Las clínicas de aborto, solo miran su beneficio, no miran la vida que van a matar.
¿Echa en falta algún tipo de ayuda a la mujer embarazada?
La verdad es que sí. En el tema colegio, he echado en falta algún tipo de ayuda para poder seguir estudiando desde casa. También a la hora de ofrecer pañales, leche… es decir, las cosas básicas que necesita un bebé y que a lo mejor las madres que se encuentran en mi situación no pueden ofrecérselo.
https://www.actuall.com/entrevista/vida/miriam-17-anos-tras-huir-de-un-abortorio-por-que-tengo-que-estar-en-un-sitio-donde-matan-vidas/

lunes, 21 de agosto de 2017

Un libro contra el aborto

Ann McElhinney nunca había estado vinculada al mundo provida. Cuando era estudiante y en la Universidad mostraban fotos de la atrocidad del aborto ella lo argumentaba diciendo “un trasplante de corazón también es brutal para la vista”, a lo que añadía “es algo maravilloso y no veo fotos de eso”.
McElhinney aseguraba que no se fiaba de la procedencia de las imágenes sobre el aborto. Siempre había pensado que eran fotografías manipuladas con las que los provida instauraban el miedo.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

Sin embargo, algo en 2013 hizo que los pensamientos de la periodista cambiasen por completo. El juicio del doctor Kermit Gosnell en Filadelfia, acusado de practicar abortos a menores y de matar a bebés vivos, cambiaron los sentimientos de McElhinney.




La periodista de investigación Ann McElihinney.
En un artículo reciente para The Daily Signal, la periodista de investigación ha relatado como en la Sala de Audiencias se mostraron imágenes y se contaron testimonios que nada tenían que ver con los activistas provida, sino que procedían de detectives de la policía y médicos forenses.Ahora, McElhinney ha afirma: “Palabras, más palabras y las imágenes que mostraban me cambiaron. No soy la misma persona que era”. A la par que ha asegurado: “Ahora sé que lo que se aborta es una persona, con pequeñas manos y uñas, y una cara que desde los primeros tiempos tiene expresión”.
Las fotos de los bebés que fueron mostrados en el juicio del doctor Gosnell en las que salían “bebés en toda su inocencia y perfección” hicieron que McElhinney pasase a sensibilizarse con el drama del aborto
Las fotos de los bebés que fueron mostrados como prueba en el juicio del doctor Gosnell en las que salían “bebés en toda su inocencia y perfección” durante los diferentes trimestres del embarazo hicieron que McElhinney pasase a sensibilizarse con el drama del aborto y a valorar que lo que le habían enseñado años antes en la Universidad a través de fotografías se trataba vidas humanas.
La periodista ha plasmado en un libro su investigación: “Gosnell: The Untold Story if America´s Most Prolific Serial Killer” (La historia no contada del asesino más prolífico de América) y ha sentenciado en The Daily Signal que ahora también sabe lo que es realmente un aborto.
“Los bebés son envenenados en el vientre de su madre mediante la inyección de una aguja llena de cloruro de potasio en el corazón del bebé. A continuación, el bebé se succiona en pedazos”, ha descrito.
He llorado en mi ordenador. He rezado el Padre Nuestro sentada en mi escritorio”
McElhinney, que ha necesitado leer distintos testimonios e investigado para escribir el libro y para redactar el guión de la película que se estrenó el pasado año, ha constatado que “ha sido brutal”. He llorado en mi ordenador. He rezado el Padre Nuestro sentada en mi escritorio”, ha confesado.




Portada del libro Gosnell: The Untold Story of America´s Most Prolific Serial Killer.
Portada del libro Gosnell: The Untold Story of America´s Most Prolific Serial Killer.
Con el filme y el libro, pretende dar a conocer la historia de Gosnell, el “killer” de bebés recién nacidos, y de esta forma concienciar tanto al público como a los lectores de lo que supone esta atrocidad.

La historia de Kermit Gosnell

Pero ¿quien era Kermit Gosnell? Se trataba de un médico que trabajaba en la Sociedad Médica de la Mujer en Filadelfia. Hace seis años, él y varios empleados fueron acusados de varios cargos de asesinato, de realizar abortos ilegales y de violar la Ley de Consentimiento Informado.
En 2011, se hizo público que el médico realizaba abortos tardíos a mujeres pobres e inmigrantes por una cantidad que oscilaba entre los 1.600$ y los 3.000$. Ese mismo año fue arrestado.
Los fiscales alegaron que mató a siete bebés -nacidos vivos- por la ruptura de su médula espinal con unas tijeras; y también a una mujer de 41 años. Karnamaya Mongar, una refugiada de Nepal que murió a consecuencia de una dosis muy alta de anestesia suministrada en la última etapa de su embarazo.
Estas no han sido las únicas atrocidades de Gosnell. Sus prácticas ilegales le llevaron a realizar un aborto a una niña de 15 años sin permiso de los padres.




El ‘Killer’ de bebés recién nacidos, Kermit Gosnell, sentenciado a cadena perpetua.
Tras numerosas peripecias, a Gosnell se le acusó de homicidio en primer grado, cargos de conspiración y violación de la ley estatal, que prohíbe los abortos a partir de la semana 24 de gestación.El médico, junto a varios miembros de su equipo, entre los que se encontraba su esposa, fue declarado culpable en 2013, siendo sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de poder obtener la libertad condicional.
http://www.actuall.com/vida/las-atrocidades-que-vio-en-su-investigacion-sobre-el-aborto-la-convirtieron-en-provida/

jueves, 3 de agosto de 2017

Sobrevivió con veinticuatro semanas de gestación

Nació muerto, medía 15 centímetros, pero los doctores lo revivieron y hoy es así…

La madre se llama Skye Rance, tenía 17 años cuando quedó embarazada. El problema comenzó casi desde el principio de su gestación, el médico le advirtió que tenía amenaza de aborto.  El novio al enterarse de que sería padre, le propinó una golpiza terrible a la chica, los doctores le dijeron que el riesgo de aborto había aumentado demasiado, así que lo mejor sería provocarle el parto, pero ella se negó, pues no perdía la esperanza de convertirse en madre.  Pero a las 24 semanas, Skye sintió un dolor insoportable en el estómago, su fuente se rompió y pensó que perdería a su bebé. Su madre la llevó a emergencias y al ver el estado de salud de la chica las enfermeras la trataron inmediatamente, pero apenas llegó al ascensor no pudo aguantar más, las enfermeras quedaron sorprendidas ¡Estaba dando a luz en el ascensor del hospital!
Las enfermeras asistieron a la joven, pero el bebé no presentaba señales de vida, no se movía y no parecía que respirara tampoco, pues su bebé apenas medía 15 centímetros, no se había formado bien. Aun así, los doctores hicieron todo lo posible por revivir a la pequeña y tras varios intentos, escucharon un débil llanto. Inmediatamente las enfermeras llevaron a la pequeñita a la incubadora para darle el tratamiento necesario. El problema era que la niña tenía una rara condición en el corazón que no se había terminado de formar, tenía un agujero que no permitía que la sangre circulara correctamente, y sus ojos eran muy sensibles, podía quedarse ciega; los doctores tuvieron que someterla a cirugía para corregir esto, de lo contrario la pequeña moriría.

La pequeña a quien llamaron Tansy, recibió en total 30 transfusiones de sangre y una operación en las córneas. Pero valió la pena, porque después de 13 horas de estar en el quirófano, la pequeña se encontraba estable, y al cabo de unas semanas, pudo ir a casa con su madre. Ahora Skye no deja de tomarse selfies con su pequeña Tansy y no puede estar más feliz, pues cuando ve los ojos azules de su bebé, se da cuenta que la vida le ha regalado algo precioso que debe cuidar. MiHijomiTesoro
 https://rescatadores.live/2017/04/17/nacio-muerto-media-15-centimetros-pero-los-doctores-lo-revivieron-y-hoy-es-asi/

lunes, 31 de julio de 2017

Los fetos también sienten dolor

En las últimas décadas, los avances médicos han golpeado duramente a la industria del aborto. Los ultrasonidos permitieron a las madres ver de primera mano a sus bebés no nacidos, el mayor conocimiento en el campo de embriología ha dado a la gente una nueva comprensión de la humanidad de los no nacidos.
Aprender sobre el dolor fetal dió un duro golpe al apoyo de abortos violentos por Dilatación y Evacuación (D&E) en el segundo trimestre (de los cuales se puede aprender en el video, con el ex-abortista Dr. Anthony Levatino).
Mientras más descubre la ciencia sobre los niños no nacidos, la gente está menos dispuesta a apoyar el aborto. Y los doctores y científicos aún tienen mucho que aprender.
Un estudio reciente ha encontrado que los bebés no nacidos en el primer trimestre tienen patrones de nervios similares a los adultos. Investigadores “combinaron inmunotinción total, método de aclaración 3DISCO, y proyección de imágenes para empezar a construir un mapa celular 3D” y encontraron que “el patrón de enervación de la piel similar al adulto es establecido antes del término del primer trimestre, mostrando variaciones intra e inter individuales importantes en las ramificaciones nerviosas.” Ellos también han encontrado evidencia para “una vascularización diferencial de los tractos genitales masculinos y femeninos concomitantes con la determinación del sexo”. El estudio completo puede ser visto en el siguiente link.
http://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(17)30287-8
Por ahora, es casi de forma concluyente demostrable que los bebés no nacidos pueden sentir dolor a las 20 semanas de gestación, sin embargo ellos responden al tacto tan temprano como a las 8 semanas.
Hay además más evidencia de que los bebés no nacidos pueden sentir dolor mucho antes de las 20 semanas –posiblemente tan temprano como 5 semanas. Existen algunas evidencias que muestran que el dolor fetal puede ser incluso peor en el primer trimestre, “debido a la maduración desigual de la neurofisiología fetal”.

¿La ciencia está descubriendo que este bebé puede sentir dolor que quizás sea atroz? (Diagrama de un aborto en el primer trimestre: aspiración (succión) D&C, de www.AbortionProcedures.com)
Mientras esta nueva investigación sobre el desarrollo nervioso todavía no puede determinar completamente si los bebés no nacidos pueden sentir dolor tan temprano como el primer trimestre, es sin embargo otra evidencia importante que prueba, incluso en el primer trimestre, que éstos son seres humanos vivos que tienen derecho a la vida. Y la probabilidad de que experimenten dolor mucho antes de lo que la gente cree está aumentando, de acuerdo a la ciencia.
Desde el momento de la concepción, un bebé no nacido es reconocido como un ser viviente separado de la madre, con su propia cadena única de DNA. Su corazón empieza a latir a los 16 días luego de la concepción, y sus ondas cerebrales pueden ser medidas a las seis semanas y media. Sus órganos empiezan a desarrollarse dentro de las tres semanas de su concepción, con todos sus órganos ubicados a las 8 semanas. Todo lo que necesita es tiempo y nutrición para finalizar su desarrollo. Los bebés no nacidos pueden jugar en el vientre materno sólo a las 8 semanas, moviendo sus mandíbulas y apuntando los dedos de sus pies; sólo una semana después, a las 9 semanas, el bebé puede bostezar y chuparse el pulgar. A las 10 semanas, los bebés no nacidos tienen sus propias huellas dactilares.
Ahora, podemos añadir un complejo y bien desarrollado sistema nervioso a nuestro conocimiento científico de los bebés no nacidos, probando largamente que ellos son seres humanos vivos que merecen ser protegidos.
http://conapfam.pe/2017/04/19/nuevo-estudio-revela-que-bebes-no-nacidos-podrian-sentir-dolor-en-el-primer-trimestre/