jueves, 23 de mayo de 2019

Rechazó el aborto por violación

Louise McLean fue violada por su novio a los 16 años, cuatro décadas atrás, y quedó embarazada. Pero jamás pensó en la posibilidad del aborto, pues su hija “nunca me ha recordado el abuso por parte de mi violador”. En su testimonio, publicado en el sitio web provida Salvar el 1, Louise, canadiense, recordó que “cuando tenía 16 años, tuve mi primer novio ‘serio’. Después de 3 meses de relación, él abusó de mí”. “Nosotros no teníamos relaciones sexuales, pero una noche a pesar de mucha resistencia e insistencia para que parara, lo hizo a la fuerza”, dijo. “Un par de meses después fui al doctor y escuché las palabras: ‘estás embarazada’. Me llené de alegría y una sonrisa inundó mi rostro. Trataba de contener lo que sentía porque en mi mente no podía comprender cómo era posible sentirme feliz por estar embarazada tras una violación, pero mi corazón ganó la batalla”. Louise señaló que el médico que la atendió “me dijo que existía la opción de abortar pero que él no realizaría el aborto y le dije que me parecía bien y que de todas formas no quería hacerlo”. “Mi inocente hija pudo haber sido concebida en violación, pero no merecía menos protección y amor por tal razón”. En ese tiempo, recordó, una amiga y la enfermera de su escuela le aconsejaron ir a Planned Parenthood, pensando que podrían ayudarla a llevar mejor su embarazo. “Me senté en la sala de espera mientras leía los panfletos con los servicios que ofrecían, pero no veía nada que promoviera el quedarme con mi bebé y respetar su vida”, indicó. Entonces se dirigió a la mujer que atendía y le explicó que no deseaba abortar. “Me dijo que ellos realizaban únicamente abortos y que, si no quería uno, no les interesaba hablar conmigo”, recordó. La fecha del parto llegó con una serie de complicaciones, pero finalmente dio a luz a su hija, Dianalee. “A sus 40 años de vida, Dianalee nunca me ha recordado el abuso por parte de mi violador. Ha sido un gran placer verla crecer y convertirse en la buena mujer que es ahora. Ella y su esposo Brian, están involucrados en trabajos de caridad y usan su testimonio para hablar de esperanza para la vida de los demás”. “También me han bendecido con dos nietos”, añadió. Louise aseguró que “las personas necesitan esperanza” y “saber que no están solas y que es posible hacer todo, que muchas mujeres lo han hecho antes y otras lo harán después de ellas”. “Tu bebé importa, mas no la forma de su concepción. ¡Resiste, tú puedes lograrlo!”, alentó. https://www.aciprensa.com/noticias/rechazo-el-aborto-tras-violacion-el-amor-era-mas-fuerte-que-el-trauma-95138?fbclid=IwAR0_FvqvjicXlGfn_aKcL912y0nwJl4F5qMF1uB1_o5nlBe6l5x-RSdrrqQ

jueves, 16 de mayo de 2019

Joven se suicida tras abortar

Una joven madre soltera británica se suicidó casi un mes después de someterse a un aborto, “perseguida” por la decisión que tomó, según informa la prensa local. Jade Rees, de 21 años, tenía un hijo de dos años, producto de una relación anterior. Comenzó un nuevo noviazgo a inicios de 2015 y quedó embarazada. Sin embargo, su novio terminó la relación y ella, sola y sumida en la depresión, se sometió a un aborto en octubre del año pasado. Alrededor de tres semanas después, el 3 de noviembre, la joven se suicidó ahorcándose en su habitación. En su teléfono celular sonaba la canción “Small bump” (“pequeño bulto”) de Ed Sheeran, que relata un caso de un aborto espontáneo. En la canción de Sheeran se escuchan frases como “porque eras solo un pequeño bulto durante cuatro meses, luego arrancado de la vida. Quizás te necesitaban allá arriba pero nosotros aún no sabemos por qué”. Según el diario británico The Daily Mail, tras el aborto Jade quedó “molesta y angustiada”. En una carta dirigida a sus padres y a su pequeño hijo, Jade explicó el sufrimiento que afrontaba tras someterse al aborto. https://www.aciprensa.com/noticias/joven-se-suicida-tras-no-poder-superar-trauma-del-aborto-84710?fbclid=IwAR1mEmmV2Ho8S00itpJdXtA-VzvYoB0lV4uSBmBLV40vwfBG2TANdaOk09c

sábado, 4 de mayo de 2019

Las pioneras femenistas odiaban el aborto

«Degradación», «maldad», «horror», «vergüenza»... «culpa» Las pioneras feministas odiaban el aborto y dirigían palabras muy duras a las mujeres que abortaban Victoria Woodhull: una feminista partidaria del amor libre que no regateaba palabras duras hacia las mujeres que abortan. Victoria Woodhull: una feminista partidaria del amor libre que no regateaba palabras duras hacia las mujeres que abortan. Facebook Twitter Google+ Linkedin Whatsapp Email C.L. / ReL 08 marzo 2015 TAGS: Aborto El 8 de marzo está establecido por organismos y países de todo el mundo como Día Internacional de la Mujer, aprovechado como pantalla de las reivindicaciones feministas. Con ese motivo, Sarah Terzo, que milita en el movimiento provida desde el ámbito del ateísmo y el secularismo (dirige la página web ClinicQuotes y es además miembro de la Prolife Alliance of Gays and Lesbians [Alianza Provida de Gays y Lesbianas]), ha recordado en un artículo en Live Action la postura ante el aborto de siete pioneras de los derechos de la mujer en Estados Unidos. No solamente todas ellas lo rechazaban, sino que dedicaban palabras muy duras a las madres que querían destruir o destruían la vida de sus hijos antes de nacer. "The Revolution", referencia feminista y antiabortista Elizabeth Cady Stanton (18151902) militó toda su vida en el abolicionismo y en el sufragismo. En 1848 participó decisivamente en la llamada Convención de Seneca Falls, que se considera como la primera muestra de feminismo organizado en Estados Unidos. Madre de siete hijos, dirigió la publicación The Revolution, donde dejó por escrito en más de una ocasión su opinión sobre el aborto. Elizabeth Cady Stanton: "Asesinato", "maldad"... Por ejemplo, en el número del 12 de marzo de 1868, en un artículo titulado "Child murder [Asesinato de niños]" cita la investigación de un médico (el doctor Oaks), que habría descubierto, sólo en el condado de Androscoggin (Maine), "cuatrocientos asesinatos anuales producidos por aborto". Y añade: "Tiene que haber un remedio para esta maldad que clama al cielo". Sarah F. Norton es conocida sobre todo por su batalla para que la Cornell University admitiese mujeres como alumnas, lo que finalmente logró en 1870. También en The Revolution, escribió un artículo contra el "feticidio", donde se expresaba con una sorprendente frescura, casi como podría hacerlo hoy: "Matar niños es un asunto fácil y cotidiano. Los asesinos de niños practican su profesión sin estorbo ni impedimento, abren carnicerías infantiles sin que nadie haga preguntas y se establecen con una impunidad que no se permite a los mataderos de ganado. Numerosas personas se muestran dispuestas a cometer esta forma de asesinato, y anuncian su negocio con descaro en los periódicos. A nadie parece sorprenderle. Se distribuyen folletos anunciando pastillas y pociones para conseguir ese objetivo, y de esa forma los nombres de semejantes asesinos de bebés y los métodos que practican se nos han hecho familiares... ¿Es que no hay remedio para todos estos asesinatos prenatales de niños? Tal vez llegue un día en el que una madre soltera no sea despreciada por su maternidad, y en el que no se negará al no nacido el derecho a nacer". Palabras muy duras Victoria Woodhull (18381927) fue, en 1872, la primera mujer que se proclamó candidata a la presidencia de Estados Unidos como forma de reclamar el voto femenino y una de las primeras mujeres brokers que operaron en Wall Street. Victoria Woodhull: "No hay excusas", "la enormidad del crimen"... Era partidaria del amor libre y del divorcio, pero en cuanto al respeto a la vida humana no nacida, este párrafo deja claro que no admitía componendas ni paños calientes: "Las esposas permiten deliberadamente quedarse embarazadas de niños, y para evitar ser madres, con la misma deliberación los matan cuando aún están en su seno. ¿Puede haber una condición más inmoral que ésta? Somos conscientes de que muchas mujeres intentan excusarse a sí mismas de abortar, alegando que no es un asesinato. Pero el hecho de que recurran a un argumento tan débil sólo muestra con mayor evidencia que son plenamente conscientes de la enormidad del crimen". Maddie H. Brinckerhoff fue una profesora en el Medio Oeste de Estados Unidos, sufragista y también colaboradora de The Revolution. Sarah Terzo explica que se ha alegado su defensa de la "maternidad voluntaria" para convertirla en defensora del aborto, pero nada más lejos de la realidad. Por ese término entendía que la mujer tuviese derecho a negarse a mantener relaciones sexuales con su marido, pero, una vez concebida una nueva vida, no había dudas: "Cuando un hombre roba para comer, concluimos lógicamente que algo no marcha bien en la sociedad. Del mismo modo, cuando una mujer destruye la vida de su hijo no nacido es una prueba de que algo se ha hecho muy mal en su educación o en sus circunstancias. La cuestión es: ¿cómo evitar la destrucción de la vida y de la salud?". Las primeras mujeres médico, tajantes Elizabeth Blackwell (18211910), sufragista y abolicionista, fue la primera mujer en Estados Unidos en obtener el título de médico. En un artículo en el que describía física y fisiológicamente al embrión en términos de gran belleza, afirmaba que había que contemplarlo "con reverente admiración". Elizabeth Blackwell: "Brutal perversión", "horror", "degradación"... En su diario se lee, en referencia a una doctora que practicaba abortos en Nueva York, lo siguiente: "La brutal perversión y destrucción de la maternidad por la abortista me llenó de indignación y despertó en mí un antagonismo activo. Que el honroso título de ´mujer médico´ se aplique exclusivamente a mujeres que se dedican a este sorprendente comercio me parece un horror. Es una degradación total de lo que podría y debería ser la noble posición de la mujer". Charlotte Lozier (18441870), "modelo e inspiración para la medicina, la ciencia y la investigación al servicio de la vida" (según el instituto que lleva su nombre), fue también una de las primeras mujeres médico de Estados Unidos. Charlotte Lozier: "Vergonzoso", "repugnante", "antinatural"... En 1869 un hombre acudió a su consulta en Nueva York un hombre que había venido desde Carolina del Sur, a quien acompañaba una chica de unos 18 años. El sujeto pretendía que la doctora Lozier le practicase un aborto. "La doctora", cuenta la crónica", "le espetó que había acudido al lugar adecuado para algo tan vergonzoso, repugnante, antinatural e ilegal. Ofreció su ayuda a la joven en lo que estuviese en su mano para el momento del parto, y la previno y aconsejó contra el terrible acto que ella y su acompañante (a quien denominaba ´primo´) pretendían". Aparecen la "culpa" y el síndrome post-aborto Susan B. Anthony (18201906) fue una de las principales colaboradoras de Elizabeth Cady Stanton en el movimiento sufragista, y una de las más célebres organizadoras pioneras del feminismo, no sólo en Estados Unidos, sino también en Europa. En homenaje a su nombre existe la Susan B. Anthony List, un grupo de influencia que busca la elección de mujeres provida para cargos públicos, con objeto un día de revertir la legalización del aborto en el país. Susan B. Anthony: "Culpable", "peso", "crimen"... En un artículo que firmó con sus iniciales, pero que la mayor parte de los investigadores -explica Sarah Terzo- consideran suyo (se publicó en The Revolution, el periódico de su amiga y colaboradora), decía esto sobre la culpabilidad de la mujer en el aborto: "¿Culpable? Sí. No importa cuál sea el motivo, si el apego a una vida cómoda o el deseo de evitar sufrimientos al inocente no nacido, la mujer que comete el crimen es terriblemente culpable. Pesará sobre su conciencia toda la vida, amargará su alma hasta la muerte. Pero es triplemente culpable quien, por satisfacción egoísta, desoyendo las peticiones de ella, indiferente al destino que le aguarda a ella, la conduce a una desesperación que la empuja a ese crimen". Y en un discurso de 1875 citaba el aborto junto a otros males ("rupturas del compromiso, divorcios, adulterios, bigamias, seducciones, violaciones, asesinatos de esposas, asesinatos de amantes, abortos, infanticidios") como prueba de "la incapacidad de los hombres para acabar con estos males sociales monstruosos". El aborto, agresión del hombre El resumen de los testimonios aportados es claro: las pioneras del feminismo consideraban monstruoso que una madre matara a su hijo fuesen cuales fuesen las circunstancias de su concepción. Veían el aborto como (la mayor parte de las veces) una agresión del hombre a la mujer, causándole un doble daño -como mujer y como madre- para librarse él de un problema. Y condenaban a una sociedad que, abocando a una estigmatización sin límites a la madre soltera, la empujaba al aborto. Porque, como se ha visto, no ahorraban calificativos: ni hacia el crimen, ni hacia sus responsables. [Lea también: Las 10 frases más reveladoras que se les escaparon a médicos abortistas] https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/40982/las-pioneras-feministas-odiaban-el-aborto-y-dirigian-palabras-muy-duras.html?fbclid=IwAR3Kn65b13H-E7iFYSxeSgPyzhPiSQPp5pPM7glsl6_tc-Go86pBXkDFRKQ

lunes, 29 de abril de 2019

Pepsi utiliza restos de bebés abortados

La denuncia de un grupo pro-vida de que la empresa internacional de gaseosas PepsiCo estaría usando líneas celulares de fetos humanos abortados para la investigación y el mejoramiento de sus productos, hizo que uno de sus accionistas presentara una resolución para que esta compañía internacional suprima esta práctica. En agosto de 2010 PepsiCo firmó un acuerdo de cuatro años con la compañía Senomyx para desarrollar endulzantes potenciados para sus bebidas. Por este trabajo PepsiCo paga 30 millones de dólares por la investigación y futuras regalías de sus productos que en el futuro sean manufacturados con esta tecnología. Muchas de la patentes de Senomyx involucran a la línea celular de fetos abortados con el código HEK-293, originada a partir de células de los riñones. El aborto provocado es la eliminación o asesinato de un ser humano dentro del vientre de la madre. La doctrina católica y la ley natural coinciden en que nunca tiene justificación pues nadie tiene derecho a decidir sobre la vida de otra persona, menos la de los más débiles e inocentes, como los no nacidos. El grupo pro-vida de Florida, Children of God for Life, escribió a ambas empresas en protesta por estas investigaciones. Senomyx no contestó, pero PepsiCo sí lo hizo, señalando que las investigaciones darían como resultado productos "de gran sabor y con menos calorías". Ante esta situación, un accionista presentó una resolución ante la junta de directores de PepsiCo para adoptar una política que "reconozca los derechos humanos y utilice estándares éticos que no involucren usar los restos de seres humanos abortados en investigaciones privadas y compartidas así como en acuerdos de desarrollo". Debi Vinnedge, director ejecutivo de Children of God for Life, señaló que cada accionista tiene "el derecho a saber la verdad sobre lo que PepsiCo está haciendo con sus ahorros duramente logrados". "La falta de respeto de PepsiCo a la sensibilidad moral pública solo ha servido para avivar el fuego y las amenazas al valor de las acciones, las pensiones de jubilación y las inversiones", añadió. También dijo que "no hay nada ético o apropiado en la manera en la que están explotando los restos de niños inocentes abortados". Children of God for Life ha respondido a esta situación convocando a un boicot para dejar de adquirir los productos de PepsiCo. HazteOir.org, la plataforma ciudadana en España, ha hecho eco de esta convocatoria e informó que el boicot se extiende desde Estados Unidos a la península ibérica, Australia, Alemania, Irlanda, Escocia, Polonia y Reino Unido https://www.aciprensa.com/noticias/exigen-a-pepsi-no-usar-restos-de-bebcs-eliminados-por-aborto?fbclid=IwAR1aJnhJueUCUZbeI8bY22LNgU1RgNh42KS5alBMbo8DT9vvA_x64oCiFG0

miércoles, 24 de abril de 2019

Tuvo cáncer y dijo no al aborto

Ella tuvo cáncer al inicio del embarazo, dijo no al aborto y salvó ambas vidas Ana Beatriz Frecceiro Schmidt Ana Beatriz Frecceiro Schmidt (Arquivo Pessoal) via Sempre Família Comparte 192k Sempre Família/Aleteia Brasil | Oct 18, 2018 Ana Beatriz fue diagnosticada en el 2º mes de embarazo de la pequeña Louise; a pesar de la recomendación para abortar, ella escogió la vida Hace algunos meses, la brasileña Ana Beatriz Frecceiro Schmidt, de 32 años, se topó frente a uno de los mayores dilemas que una mujer puede vivir. Su decisión fue la más valiente posible. Fue diagnosticada con un cáncer de mama cuando estaba embarazada de dos meses y el médico le recomendó abortar al bebé. Ella se negó y optó por someterse al tratamiento corriendo riesgos, pero hoy puede abrazar a su hija. Bia, como es conocida, ya tenía un hijo de 11 años, llamado Matheus, otro de 1 año y 10 meses, Daniel, y, ahora, es mamá también de la pequeña Louise, con seis meses de vida. Ella cuenta que siempre quiso ser mamá desde chica y cuando Daniel tenía solo siete meses supo que estaba embarazada por tercera vez. Después del susto inicial, tuvo la certeza de que ahora su pequeñita estaba en camino. “Junto con Louise, Dios me mandó fuerza para lo que vendría”, cuenta en un video en Internet. El cáncer gestacional fue identificado cuando Daniel tenía apenas nueve meses y dejó de mamar repentinamente. “Me quedé preocupada, me palpé el seno para ver si había leche empedrada y sentí una bolita”, dijo. Al día siguiente se hizo una ecografía del seno y más tarde una biopsia que confirmó la enfermedad. El médico de Bia al saber el diagnóstico y el tiempo de gestación, sugirió el aborto para evitar problemas futuros. Eso porque el tipo de tumor era hormonal y se agravaría durante el embarazo, ya que durante la gestación el cuerpo de la mujer produce muchas más hormonas. “Si no estuviera embarazada, no lo habría descubierto a tiempo y para cuando lo hubiera hecho, ya sería metástasis”, dijo Bia. Ana Beatriz Frecceiro Schmidt (Arquivo Pessoal) Historial La reacción de Bia frente a la sugerencia de su médico fue rechazar el aborto. “Yo creo en la vida y en el amor. Jamás la sacrificaría para salvarme”, cuenta. “Yo no tenía derecho alguno de hacer eso. O vivíamos juntas o moríamos juntas. Yo luché por las dos y sobrevivimos”, concluye. Bia cuenta que su abuela materna tuvo cáncer a los 36 años y falleció víctima de la enfermedad a los 39. Por su historial, a los 20 años, cuando se embarazó de Matheus, empezó a hacerse mamografías con regularidad. En 2014, aún preocupada, pidió hacerse un mapa genético para ver si tenía posibilidades de un cáncer futuro, pero no fue atendida por su médico. “Si hubiera hecho ese examen entonces habría sabido antes de la posibilidad del cáncer de mama y también de ovario”, dice. Sin embargo, hoy, ella considera que todo puede haber sido por providencia divina. “En esa época yo me habría quitado los pechos, pero también los ovarios. Si hubiera sido así, no habría tenido dos hijos más”, explica. Tratamiento Como estuvo en desacuerdo con su antiguo médico, buscó otro y conoció a alguien que la apoyó en su decisión. El 15 de agosto de 2017 Bia se hizo una mastectomía, pero a causa del embarazo el post operatorio fue un periodo difícil. Ella no podía tomar antibióticos ni antiinflamatorios. “Me quité completamente el pecho, los músculos, nervios y vacié la axila. No tomé medicamentos fuertes, pero estaba consciente de ello”, cuenta. Las sesiones de quimioterapia fueron sorprendentes porque no le dieron nauseas comunes a las personas en esa situación. Ella cuenta que le dieron solo más fuerza. “Yo sabía que luchaba por nosotras dos y que necesitaba estar bien para que la quimioterapia no afectara a mi bebé”, dice. Afirma que el apoyo en ese periodo de tratamiento vino principalmente de la fe. Cristiana, cada vez que se sentía débil, era en la oración que buscaba fuerzas. “Tengo gran fe en Dios y se que mi vida y la de la Louise tienen un propósito”, reflexiona. Hoy Louise tiene seis meses de vida y una salud impecable. Bia tiene 32 años y está curada del cáncer. El mes pasado el pelo, que se había caído durante el tratamiento, volvió a crecer. La última sesión de quimioterapia fue realizada el mes pasado y ahora empezó la hormonoterapia para impedir que su cuerpo produzca hormonas que puedan desencadenar en una nueva enfermedad. “Yo tuve cáncer, pero él nunca me tuvo a mí”, celebra. https://es.aleteia.org/2018/10/18/ella-tuvo-cancer-al-inicio-del-embarazo-dijo-no-al-aborto-y-salvo-ambas-vidas/?fbclid=IwAR06mBdT9LFrOYxgA4JAm07ByU3HYxkIhOSbhT8j8bv1qu6jhj744fMOrxg

domingo, 14 de abril de 2019

Bebé abortado demanda a clínica abortista

EN ALABAMA, UN JUEZ OTORGA A BEBÉ ABORTADO EL DERECHO DE DEMANDAR A UNA CLÍNICA DE ABORTOS, A TRAVÉS DE SU PADRE QUE ES ABOGADO Un abogado solicitó permiso al condado de Madison para representar al feto que su novia abortó hace dos años. Un juez de sucesiones le concedió esa petición, dándole la capacidad de demandar a su nombre. Ryan Magers, el abogado que representará en juicio a un feto abortado. El mes pasado, Ryan Magers demandó al Centro de Mujeres para Alternativas Reproductivas de Alabama, una clínica de abortos en el condado de Madison, por haberle hecho un aborto a su novia hace dos años. Magers le pidió repetidamente a su novia que no se practicara un aborto, pero ella siguió con el procedimiento cuando el feto tenía seis semanas de edad, según documentos judiciales. Magers solicitó al tribunal de sucesiones del condado de Madison que le permitiera representar el patrimonio de "Baby Roe". El martes, el juez de sucesiones Frank Barger concedió esa petición, otorgándole a Magers la capacidad de demandar en nombre del feto. Es la primera vez en Estados Unidos que se reconoce que un feto abortado tiene derechos legales, dijo el abogado de Magers, Brent Helms, a WHNT 19, el noticiero local de Alabama. "Este es el primer estado del que tengo conocimiento que se haya abierto para un bebé abortado", agregó Helms a la afiliada local de ABC WAAY. Él llamó a la petición "una victoria". Los defensores de los derechos al aborto, como era de esperar, tuvieron una opinión diferente. Ilyse Hogue, presidente de NARAL Pro-Choice America, tuiteó: "Un caso muy aterrador". Los activistas están particularmente preocupados por el hecho de que esta demanda es una de las primeras en aprovechar una medida aprobada durante las elecciones de mitad de período de noviembre, cuando Alabama enmendó su constitución para reconocer "los derechos de los niños no nacidos, incluido el derecho a la vida". La enmienda, que fue apoyada por casi el 60 por ciento de los votantes, hizo de Alabama el primer estado de Estados Unidos en agregar lo que los opositores denominaron una "cláusula de personalidad fetal" a su constitución. En ese momento, la Directora de Asuntos Estatales del Instituto Guttmacher, Elizabeth Nash, advirtió que la cláusula podría tener consecuencias de gran alcance. "Existe la preocupación de que ese lenguaje se aplique de manera más amplia a algo que no sea el aborto", dijo a VICE News, y agregó, "como quizás las acciones de una persona embarazada o un aborto espontáneo, o de alguna manera eso podría aplicarse para criminalizar el embarazo de alguna manera". Sin embargo, esta no es la primera vez que a un feto se le permite tener un abogado en el tribunal de Alabama. En 2014, los legisladores de Alabama aprobaron una ley para permitir que los abogados representen a los fetos en los casos en que los menores quisieran abortar; ningún otro estado había implementado tal ley. Un juez federal lo derribó en agosto de 2017. Fuente Vice News Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/ Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti! ¡GRACIAS! https://www.catolicodefiendetufe.org/2019/03/en-alabama-un-juez-otorga-un-bebe.html?m=1&fbclid=IwAR0KVhrHtOKv7tfl_-zKSeBcNEbhInvBflZFdXAz32Ox_ag1MZ6_p6JYC5o

lunes, 8 de abril de 2019

Médicos defienden las dos vidas

La familia de médicos sanjuaninos que defiende “las dos vidas” Ene 4, 2019 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Los Antequeda son una familia dedicada a la salud. El padre médico ginecólogo, dos hijos que siguieron la misma especialidad, un endocrinólogo y dos hermanas mujeres que se dedican a la rama de la psicología y la psicopedagogía. Uno de ellos, Pablo, es el que por estos días encabeza con su pañuelo celeste y su bata de médico la lucha para que no se apruebe la ley del aborto legal. Pablo Antequeda – Foto Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL. La historia familiar comenzó cuando su padre conoció a su madre, mientras estudiaba en Córdoba. Su papá era una persona de poca fe y su novia con quien después se casó, lo hizo transitar por el camino de la religión. Según relata Pablo, “mi papá tuvo una conversión a tal punto que hoy es diácono”. De allí en más toda la familia es católica practicante y en su conjunto son firmes defensores de las dos vidas y opositores al proyecto que se votará este miércoles 8 de agosto en el Senado. 1 of 2 Una familia dedicada a la salud - Foto: Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL Una familia dedicada a la salud - Foto: Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL Pablo, este médico que nos recibió en su consultorio ya sin pacientes, es casado, padre de familia, de firmes convicciones cristianas y de formación salesiana, egresado del Colegio Don Bosco. Dijo que “la defensa de las dos vidas, trasciende lo religioso y lo médico. Esto tiene que ver con lo humano”, expresó. Con la guía de su padre, el médico ginecólogo mayor, a Pablo Antequeda poco le interesa que lo critiquen por su religión. No le gusta confrontar, según sus propias palabras, sino dejar clara su posición. Aseguró que “Esto que está pasando me produce una profunda tristeza, estas ideas que nos quieren traer son de afuera y son modas. Con esto retrocedemos muchos años.” En su experiencia como ginecólogo pudo ver el parto de una de sus hijas y participó de los nacimientos de otras integrantes de su familia y eso lo ha marcado. Foto: Nicolas Mercado para DIARIO MÓVIL. Este profesional de la salud que también se desarrolla en la parte pública y que encabezó el discurso en el abrazo simbólico al hospital Rawson, expresó que “cuando una mujer llega con un aborto provocado niegan que hubieran hecho maniobras abortivas. Esto se pregunta para saber cuál es el protocolo de medicación”. Además “cuando se logra entablar una relación con una paciente y se le pregunta sobre esa situación se produce un silencio en la mujer o un quiebre en la voz. En ese momento es cuando comienza el relato y es una fecha que nunca se olvida, la conciencia te persigue. En el consultorio compartimos el oído y las mujeres se lamentan no haber tomado la decisión correcta. Es el trauma post aborto”, manifestó el doctor Antequeda. https://www.diariomovil.info/2019/01/04/la-familia-de-medicos-sanjuaninos-que-defiende-las-dos-vidas/?fbclid=IwAR3Td1LlBkndn9T0Ti3kzo3m5PceiQkfPVDw-Q-zaZdo0jDqjBvbC7Auyww