domingo, 30 de diciembre de 2018

Abortista arrepentido

After 55,000 abortions, doctor becomes pro-life after seeing aborted baby’s beating heart By Alyson DaCosta | May 15, 2017 , 11:06am Facebook Twitter Google+ Email Compartir30k I look, and I see a human heart, contracting and expanding and beating, beating, beating. I thought I would go mad. I can see that the heartbeat is slowing, ever more slowly, and more slowly still, until it finally stops completely. Nobody could’ve seen what I had seen with my very own eyes, and be more convinced than I was — I had killed a human being. Stojan Adasevic’s journey from abortionist to pro-life advocate was long in the making. It is estimated that he personally performed about 55,000 abortions. According to “The First Hour,” a documentary about Adasevic’s life, about 53 million abortions occur annually worldwide, and at the time of the making of “The First Hour,” there were about 6 billion people in the world, with over 1 billion abortions having taken place in the previous 30 years. Stojan Adasevic Death estimates of these proportions usually get our attention, and society finds them shocking and heartbreaking. We have estimates for the number of people executed under Hitler’s rule – about 12 million. The 1994 Rwandan genocide resulted in about one million deaths over three months’ time. While these and other modern atrocities were carried out in different ways, by different people, there is one thing they have in common: the dehumanizing or devaluing of human life, which made it easier to take those lives. For example, Hitler’s “Final Solution” targeted Jews in order to annihilate them, and his euthanasia program targeted handicapped people; he branded different groups of people as being “subhuman” and then killed them for it. The amount of propaganda Germans were fed about Jews was substantial. The propaganda specifically attacked the humanity of a specific group of human beings, labeling Jews as “parasitic vermin.” Nothing about that phrase brings human life to mind. Similarly, the documentary “Sometime in April” details the events of the Rwandan Genocide and explains how Hutus, the tribe that attempted to wipe out the Tutsi tribe, refused to call Tutsis anything except “cockroaches.” The Hutus used that term for the Tutsis in their propaganda as well – over the radio waves and in their writing, music, and everything else. If one group of people begin to believe that another group of human beings are actually just a group of cockroaches, what’s so wrong about “exterminating” them? A similar mindset was fed into the training that former abortionist Stojan Adasevic received: They taught us and they taught us, told us that life began with the first cry … up to that moment, a human being is like any other organ in a woman’s body, like an appendix. The removal of an appendix from a mother’s body is not murder[.] … [If] it hasn’t cried, then there can be no talk of murder. That is why, immediately after birth, children were taken and their heads submerged in a bucket of water. A child that would take in water instead of air. And would never cry. That was, therefore, not regarded as murder. Terrible, but that was how things were. For many years, Adasevic firmly believed he was simply removing “post-natal tissue” from women, not ending lives. He explains how the ninth gruesome abortion procedure performed for one woman finally convicted him of the truth: I got to work … with my abortion forceps. I grabbed something, crushed it a little, removed it, and threw it onto a cloth. I look, and I see a hand – quite a large hand. The child was three, perhaps four months old[.] … Someone had spilled some iodine on a part of the table and the hand fell in such a way that the nerve endings came in contact with the iodine … I look and I say, ‘My God, the hand is moving by itself.’ I nevertheless carry on with my forceps, and again catch something, crush it, and pull it out[.] … A leg…the leg…fell next to the hand. I look – both hand and leg are moving by themselves. I nevertheless, once again, direct my instrument into the womb, and begin to crush everything inside. I think to myself that all I need to complete the picture is the heart. I continue to crush, and crush…till I am sure that I have ground everything inside into a pulp, and once again pull out the forceps. As I pull out the mess, thinking it will be bone fragments I lay it on the cloth, I look, and I see a human heart, contracting and expanding and beating, beating, beating. I thought I would go mad. I can see that the heartbeat is slowing, ever more slowly, and more slowly still, until it finally stops completely. Nobody could’ve seen what I had seen with my very own eyes, and be more convinced than I was — I had killed a human being. The devaluing and dehumanizing of human beings has led to countless unnecessary deaths. Society has no problem recognizing this fatal aspect of the Holocaust and other genocides. Why can’t we recognize it in the abortion of our children? https://www.liveaction.org/news/after-55000-abortions-one-baby-convinced-this-doctor-he-was-killing-human-beings/?fbclid=IwAR1fIgzOWtThltQVEfjh1P560Kq-a3MNhOVlc1d15i3LM-oIOucmzbDvZqE

sábado, 22 de diciembre de 2018

Trump contra el aborto

Trump se manifiesta contra el aborto: "Los niños son un regalo de Dios" Acontecer Cristiano 10 months ago Aborto, Donald Trump Donald Trump discurso contra el aborto: EE.UU.- El presidente Donald Trump elogio a las miles de personas que participaban en la "Marcha por la Vida". "Es una causa hermosa para construir una sociedad donde la vida está protegida y apreciada", dijo el presidente estadounidense. Una cantidad estimada de 100 mil personas, escuchó a Trump decir que estaba honrado y orgulloso de ser el primer presidente en dirigir un mensaje a través de un video en vivo. El lema de la Marcha por la Vida en Washington.este año fue "El amor salva vidas" y Trump se basó en ese tema diciendo que el movimiento provida nació por amor a la familia, el país y los niños por nacer; "Los niños son un precioso regalo de Dios", expresó. Trump dijo que los manifestantes defendían la primera libertad garantizada en la Constitución, el derecho a la vida, un derecho que el presidente dijo que la Corte Suprema de Estados Unidos le dio la espalda a la sentencia Roe Wade que legalizó el aborto hace 45 años. El resultado de esa decisión, Trump recordó a la multitud, provocó las leyes de aborto más permisivas en el mundo, poniendo a Estados Unidos en la misma categoría que China y Corea del Norte. Trump dijo que ese es el verdadero regalo del movimiento provida y lo que los une para la Marcha por la Vida, y agregó: "El regalo de la vida en sí, por eso marchamos y oramos para que el futuro de Estados Unidos esté lleno de vida para todos". Trump dijo a la multitud que la vida estaba ganando en Estados Unidos porque el amor realmente salva vidas. Dio las gracias a los manifestantes por su compasión, persistencia, activismo y oraciones en nombre de los no nacidos y sus madres. Terminó diciendo que "con la ayuda de Dios podemos restaurar la santidad de la vida en Estados Unidos y el estado de derecho". AcontecerCristiano.Net https://www.acontecercristiano.net/2018/01/trump-contra-el-aborto-ninos-regalo-de-dios.html?fbclid=IwAR2XhQg2mO-wmjhBSe7jnk_yhjZKkD8ay1U4jVuLJWq7e_gEtA8xWKUoNxM

lunes, 17 de diciembre de 2018

Del derecho a la vida al derecho al aborto en España

7 claves de cómo se pasó del derecho a la vida al derecho al aborto en España La exdiputada Lourdes Méndez Monasterio desgrana las siete claves de la desprotección jurídica y social de la vida humana en España. La investigadora es partidaria de penalizar el aborto como la "única fórmula eficaz, imprescindible, pero no suficiente" para recuperar la protección legal de la vida. Nicolás de Cárdenas - 12/11/2018 Compartir en Facebook Compartir en Twitter Un muñeco reproduce cómo es un bebé humano de 12 semanas de vida intrauterina. Un muñeco reproduce cómo es un bebé humano de 12 semanas de vida intrauterina. Hace tres años se conoció cuál iba a ser la venganza del entonces presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, contra los diputados y senadores que se negaron a seguir la senda de la traición a sus votantes en lo que respecta al derecho a la vida humana. Los diputados Lourdes Méndez, José Eugenio Azpiroz, Eva Durán, Antonio Molina y Javier Puente, y los senadores Gari Durán, Ángel Pintado, Ana Torme, José Ignacio Palacios y José Luis Sastre fueron purgados de las listas porque no quisieron apoyar la ‘reformita’ de la Ley Aído, que quedaba muy lejos de la promesa electoral de “reforzar el derecho a la vida” en la legislación española. Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades. Más aún si se tiene en cuenta que el partido interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Aído; la holgadísima mayoría absoluta con la que contaba el PP; y la defenestración del ministro Ruiz Gallardón después de que se aparcara su propuesta legislativa que, si bien no garantizaba por completo la defensa de la vida humana, suponía un frenazo a la norma de barra libre de aborto aprobada por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Cabe preguntarse cómo el partido teóricamente conservador, de raíz cristiana, s!e convirtió en el mejor apoyo de la ley de aborto más permisiva de la historia de España. Y, más ampliamente, cómo se ha pasado de considerar de manera evidente que la vida del ser humano es un bien a proteger y el aborto provocado un mal, un delito tipificado, a una ley que establece el aborto libre y lo considera como un derecho que además ha de ser a cargo de los impuestos que sufragamos todos los españoles. Y a esa tarea se ha aplicado Lourdes Méndez, una de esas diputadas expulsadas del sistema por el Partido Popular debido a que se mantuvo fiel a sus convicciones y que conoció de primera mano todo el proceso final descrito: “Firmé el recurso de inconstitucionalidad (…) que se presentó por un gran número de diputados del PP. También expresé por medio del voto y declaraciones mi desacuerdo cuando se retira el proyecto de Ley del ministro Gallardón, con la pequeña reforma que se instó desde el Grupo Parlamentario Popular para la ínfima reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de Interrupción voluntaria del Embarazo (…) por considerar que esa votación ratificaba la ley antes mencionada. De esta manera se incumplió el compromiso adquirido de reformar la ley para la protección del no nacido siendo posible su reforma, puesto que se contaba con mayoría absoluta”, se puede leer en la introducción del libro Del derecho a la vida al derecho al aborto a la luz de los debates parlamentarios y de la Constitución Española (1812 – 2017) basado en la tesis doctoral defendida en la Universidad Católica de Murcia que mereció la calificación de Sobresaliente y que ha sido recientemente editado por la Fundación Universitaria Española. A lo largo de cerca de 400 páginas, Méndez expone el recorrido que ha surcado a lo largo de su investigación y que concluye, de forma muy esquemática y sencilla en la descripción de siete conclusiones o claves esenciales para entender el proceso que ha llevado del derecho a la vida al derecho al aborto en España. 1.- Se ha violado el derecho fundamental a la vida recogido en la Constitución El artículo 15 de la Constitución Española de 1978 estipula que “todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”. Los derechos fundamentales, según el Tribunal Constitucional, “son la expresión jurídica de un sistema de valores que, por decisión del constituyente ha de informar al conjunto de la organización jurídica y política“. Por tanto, tal y como estipula la sentencia 53/85 del TC, la vida del nasciturus “constituye un bien jurídico” a proteger. Cuando se produjo la votación de dicho artículo, una mayoría parlamentaria (158 votos a favor, 147 en contra y 3 abstenciones) decidió que ese derecho fundamental quedara referido a “todos”, con la intención de incluir al no nacido en dicho término.Así, “la legislación vigente es contraria a la Constitución y es contraria a la voluntad del legislador constituyente”, tal y como concluye Méndez. 2.- Subvertir los valores democráticos El análisis de los debates parlamentarios que se han sucedido a lo largo de 40 años sobre la cuestión del aborto, hacen evidente para la autora que “las razones que han llevado al legislador a aprobar una ley de plazos para liberalizar la práctica del aborto y convertirlo en derecho, son razones ideológicas que tienen como finalidad subvertir los valores del sistema democrático”. Ya en la II República, se adujeron motivos de oportunidad política para la respaldar el aborto y aunque han pasado 90 años, “el ideario político es el mismo”, explica Méndez. Así, desde 1977, todas las legislaturas los grupos más radicales de izquierda han presentado iniciativas de este tenor. Aún tras la aprobación de la ley despenalizadora de 1985, que en la práctica se reveló como una ley de aborto libre camuflado tras un enorme fraude de ley. Pero ha sido el PSOE el que, desde 1985 ha protagonizado los episodios más significativos en este campo. Así, aprobó la ley de supuestos; eliminó los llamados “comités de evaluación” en 1986, que debían velar por la correcta aplicación de los supuestos despenalizadores; trató de introducir un cuarto supuesto en 1995 que llevaba a una ley de plazos y que no vio la luz al concluir la legislatura; y finalmente, aprobó la ley de barra libre de aborto, conocida también como la Ley Aído en 2010 que consagró el aborto como un derecho. Resulta relevante que en todas estas iniciativas se obvia la referencia al ser humano que es eliminado y se centra el ‘argumento’ en el “derecho de la mujer a decidir libremente sobre su maternidad”; se pide el aborto libre a las 14, 16 y 22 semanas, de forma indistinta, sin razón aparente que justifique estas diferencias; se miente sobre el número de mujeres encarceladas y sobre los supuestos abortos clandestinos y sus riesgos para la mujer; no se reconocen las consecuencias físicas y psíquicas del aborto para la mujer; y se desprecia cualquier tipo de políticas de apoyo y ayuda a las mujeres en riesgo de aborto. Al tiempo, se desentienden de razones de justicia, naturaleza y razón como la falta de demanda social de las reformas planteadas; los hechos científicos sobradamente demostrados sobre el momento del inicio de la vida humana; o las consecuencias demográficas y sociales, entre otras. Por estas y otras razones, Méndez considera probado que la razón fundamental de este cambio legal “es la subversión de los valores en los que se sustenta nuestro sistema democrático de derecho”. El derecho a la vida y el derecho al aborto “son incompatibles” puesto que la libertad de la mujer “no está considerado como un derecho fundamental” y por tanto, “en ningún caso puede prevalecer” frente al derecho a la vida de “todos” 3.- Incompatibilidad jurídica del derecho a la vida y al aborto Más allá de las razones científicas, sociales, demográficas y psicológicas que sostienen la protección integral de la vida humana desde el momento de su concepción hasta la muerte natural, Méndez aborda la cuestión sobre la compatibilidad jurídica entre dos derechos (uno a la vida, considerado fundamental y recogido en la Constitución, y otro al aborto, aprobado a través de una ley orgánica en 2010). Desde esa perspectiva, existe una gran diferencia entre ambos y por tanto, concluye Méndez “son incompatibles” puesto que la libertad de la mujer “no está considerado como un derecho fundamental” y por tanto, “en ningún caso puede prevalecer” frente al derecho a la vida de “todos”. La Marcha por la Vida de 2015 organizada por Derecho a Vivir reclamó una sentencia del Tribunal Constitucional. /DAV La Marcha por la Vida de 2015 organizada por Derecho a Vivir reclamó una sentencia del Tribunal Constitucional. /DAV Con la ley de 2010, “se establece un régimen basado en el sistema de plazos e indicaciones en el que a lo largo de 14 semanas se deja al feto desprotegido absolutamente” y, aún más, “se regula la imposición por parte del Estado de una educación en el ámbito educativo y sanitario, bajo la perspectiva de género” que puede atentar “contra las convicciones más profundas” de alumnos, profesores y personal sanitario. El hecho de que en dicha norma se considere posible el aborto “a petición de la mujer”, además, es contrario a la doctrina del TC ya citada, “sin que la regulación de unas garantías administrativas sean suficientes para entender protegida la vida humana en formación”. Así, la ley española “es una de las leyes más radicales en el ámbito internacional”. La inclusión del delito de aborto se justifica “con mayor razón cuando la conciencia social se ha relajado y modificado de tal manera, que ha considerado normal la eliminación de un ser humano en el seno de su propia madre” 4.- La ley promueve una transformación cultural A juicio de la autora “la transformación cultural se origina con la legitimación de las conductas, utilizando la función pedagógica de la ley”. En 2010, de forma aún más “radical” que en 1985. Así, toda la primera parte de la ley Aído se centra en imposiciones sobre todo lo referente a la salud sexual y reproductiva en los centros de enseñanza con una perspectiva ideológica específica, con “una ética estatal anticientífica (…) quebrantando así la esencial libertad de lógica y de conciencia, así como la de enseñanza”. También en el mundo sanitario. Estas imposiciones vulnera también la Constitución Española en lo concerniente al derecho de los padres a elegir el tipo de enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones y la libertad de cátedra. 5.- Es necesario contemplar el aborto provocado como delito ¿Cómo se debe proteger el derecho a la vida? Lourdes Méndez considera que la existencia de un reproche penal “es la única fórmula eficaz, imprescindible, pero no suficiente” para acometer la tarea. Por que no basta que se constate la condición “antijurídica” del acto de provocar la muerte de un ser humano durante su etapa de desarrollo vital antes del nacimiento. Méndez sostiene que la penalización del aborto debe ir acompañada de “con la educación y pedagogía social sobre el valor de la vida, añadiendo una política nacional de protección de la vida y la familia”. O dicho de otra forma, “una verdadera planificación estatal de ayuda a la familia y a la maternidad”. La inclusión del delito de aborto se justifica desde el punto de vista jurídico, porque parece lógico que, si en la cúspide del sistema legal se contempla que “todos tienen derecho a la vida”, el estado “debe utilizar todos los medios para conseguir este objetivo”. “Con mayor razón cuando la conciencia social se ha relajado y modificado de tal manera, que ha considerado normal la eliminación de un ser humano en el seno de su propia madre”, añade. Una vez incluido en el Código Penal el aborto, y aún en el caso de la despenalización por supuestos, es necesario que los poderes públicos vigilen su correcto cumplimiento, como sucede en Polonia, donde una ley similar a la española de 1985 aplicada a rajatabla tiene unas tasas de aborto por debajo delos 1.000 anuales. “¿Qué poderosas razones son las que impiden que el TC ejerza su función primordial que es mantener la supremacía de la Constitución?”, se pregunta Méndez 6.- ¿Hay vuelta atrás tras la traición del PP? Tras la traición del Partido Popular a sus votantes, que pudo revertir la Ley Aído con mayoría absoluta y no lo hizo, cabe preguntarse si será posible en España una legislación más acorde con el derecho fundamental de “todos” a la vida, dado que el juego de mayorías parlamentarias está mucho más fragmentado en el Poder Legislativo español. Durante la X Legislatura, el ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón elaboró un proyecto de ley de indicaciones que respondía a la promesa electoral y el Partido Popular tenía la mayoría absoluta para aprobarlo. El presidente Mariano Rajoy decidió retirarla. Se argumentó que había que esperar a que el Tribunal Constitucional se pronunciara sobre la Ley aído de 2010, recurrida por el propio PP y que hasta entonces no era “prudente” legislar. Méndez sostiene que el Gobierno no podía delegar su responsabilidad porque “el poder de representación no es delegable”. Aún incluso si el TC hubiera avalado la Ley Aído (han pasado ocho años del recurso y aún no se ha pronunciado). El PP también adujo “falta de consenso” para la reforma. Méndez sostiene que “la apelación al consenso, cuando se trata de la defensa de la vida (…) cuando se gobierna con mayoría absoluta, no cabe como argumento serio ni riguroso. El consenso debe considerarse como un medio y no considerarse como un fin en sí mismo”. Mariano Rajoy anunció el incumplimiento de la promesa electoral de la ley del aborto en el pasillo de un congreso sobre comunicación el 14 de septiembre de 2014. /EFE Mariano Rajoy anunció el incumplimiento de la promesa electoral de la ley del aborto en el pasillo de un congreso sobre comunicación el 14 de septiembre de 2014. /EFE Ni siquiera razones de corte electoralista justifican la decisión del PP. De hecho, recuerda Méndez, se perdieron votos. En concreto, tras consultar a diversos expertos en estadística, de los dos millones y medio de votos que perdió el PP, Méndez estima que alrededor de un millón estaría relacionado con el incumplimiento de este compromiso, aunque obviamente influyeron otros factores. Visto lo anterior, Méndez concluye que “las razones ideológicas son las que más fuerza toman” a la hora de explicar esta conducta del PP y especula que “pudieron existir presiones de carácter ideológico a las que el gobierno se dejó someter, en contra del ideario de su partido”. Tras esta decisión, y más allá del incumplimiento del Partido Popular, el panorama tras la retirada de aquél proyecto de ley se resume en: Una ley de plazos vigente que considera el aborto como un derecho. No existe partido con representación en las Cortes generales que defienda la vida desde la concepción ni que esté dispuesto a revertir la ley vigente. El Tribunal Constitucional guarda silencio desde hace ocho años, lo que supone un “incumplimiento de su responsabilidad” mientras en España se aborta a cerca de 100.000 personas cada año. Se ha introducido legalmente y normalizado una conducta que manifiesta un desprecio absoluto por la vida y que modifica nuestras raíces culturales. ¿Qué posibilidad queda? Una sentencia del Tribunal Constitucional que “inexplicablemente no se ha dictado” tras ocho años. “¿Qué poderosas razones son las que impiden que el TC ejerza su función primordial que es mantener la supremacía de la Constitución?”, se pregunta Méndez, que defiende a la luz de la propia doctrina constitucional que la ley de plazos de 2010 es contraria a la norma fundamental. 7.- ¿Se puede legislar un ‘derecho’ a matar al nonato? La última de las claves de análisis que aborda Lourdes Méndez es la relativa a si el poder legislativo tiene legitimidad para desproteger legalmente al ser humano antes de su nacimiento. ¿O tal vez supone un abuso de poder? Para Méndez, el Poder Legislativo “ha transgredido” los límites constitucionales derivados de su representatividad de la soberanía nacional al regular como derecho el poder disponer de una vida sin causa alguna. “Se ha excedido de la legitimación que como creador del derecho posee”, subraya. Con Julián Marías, Méndez sostiene que “el legislador no debe abandonar nunca cuál es su función última” porque “si el derecho deserta de su función básica de defender al hombre, su personalidad, el asiento material de ésta, estaremos muy cerca de la humanidad sin derecho, de un hombre deshumanizado”. https://www.actuall.com/criterio/vida/7-claves-de-como-se-paso-del-derecho-a-la-vida-al-derecho-al-aborto-en-espana/?fbclid=IwAR2bRvgcPcmsDM-5cnzJrkF9HOBiAvz01w-1wT_C1tSoyofPF1uU7kqEHO8

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Muere tras un aborto legal

Se trata de la joven Keyla de 17 años, oriunda de la ciudad de Maitén (Chubut), quien acudió en búsqueda de ayuda a una asistente social y a su propia prima quienes le ofrecieron asistirla, pero no queda claro si se le dio información a la joven de cuál sería la “ayuda” que le brindarían. De este modo la llevaron con una médica y le practicaron un aborto utilizando el mecanismo previsto por el protocolo de “abortos no punibles” establecido por la ex presidente Cristina Kirchner y que sigue vigente de forma ilegítima e ilegal en el mandato de Mauricio Macri. Lo llamativo del caso es que el consentimiento de la joven no está firmado por ella, sin embargo la pastilla de misoprostol le fue administrada y es lo que le provocó la muerte junto a su hijo. “El aborto no es vida, no es salud; el aborto me quito a mi hija y a mi nieto” dijo Verónica Azocar, madre de la joven fallecida, quien pide justicia es un video que recorre las redes sociales y se ha vuelto vial. El video está acompañado por el siguiente relato del caso: Verónica extraña a su hija Keila con locura y hubiera querido conocer a su nieto. Keila Jones tenía sólo 17 años cuando asistió al centro de Salud de El Maitén para una ” Interrupción Legal del Embarazo”, el 1ro de diciembre de 2015. No había sido violada ni corría riesgo su Vida o su Salud por el embarazo. Según el Protocolo para la I.L.E. se debe tener en cuenta la definición de Salud de la Organización Mundial de la Salud ( estado de equilibrio psico- médico- social). En consecuencia Keila podía pedir un aborto, ¿la razón? A futuro… sufriría un fuerte trauma psicológico por la imposibilidad de estudio que le daría su hijo. Le administraron misoprostol. En pocas horas tendría fuertes pérdidas que le provocarían un aborto y la visión de su hijo de 8 semanas de embarazo muerto. Cuando Verónica acude al hospital por un llamado de su hija se la entregan diciéndole que tenía una menstruación fuerte. Una vez en su casa, comienza a sentir fuertes dolores abdominales. Cuando vuelve al hospital, dos días después, la misma médica residente que le había dado misoprostol le indica que tenía gastroenteritis y vuelve a su casa a pesar de que Verónica pidiera que le realizaran estudios. Dos días después, Keila ya no podía caminar por el dolor, el padre la lleva, nuevamente, el 5 de diciembre, al hospital y la misma médica residente le dice que su turno había terminado, que la atendería el siguiente médico quien, con historia clínica en mano, le comunica que a su hija, tal vez…le habían practicado un aborto. Keila es trasladada de urgencia a Esquel y, después de dos operaciones, muere a causa de la infección provocada por el aborto inducido con misoprostol, el 6 de diciembre, en un hospital de El Maitén que no tenía posibilidad de una asistencia de urgencia y ni siquiera contaba con un ecógrafo propio. https://argentinatoday.org/2017/07/24/le-practicaron-un-aborto-legal-a-una-joven-argentina-y-termino-muriendo-junto-a-su-hijo/?fbclid=IwAR1uL-USlk7BUcHo3_1YtKxcuCv6qF52oh2E4W5MFfi4v2HtKbaKBxF26w4

viernes, 7 de diciembre de 2018

Bebé sobrevive varias horas a un aborto

Bebé que sobrevivió varias horas a un aborto conmovió al personal de un hospital y amplió la lista de objetores de conciencia Compartir imagen Agrandar imagen Ilustración: El bebé quedó sobre la Ilustración: El bebé quedó sobre la "chata" Osvaldo A. Bodean Osvaldo A. Bodean Enviar Imprimir Siete médicos del Hospital Delicia Concepción Masvernat de Concordia se apuraron en los últimos días a formalizar por escrito su objeción de conciencia para la práctica de abortos, luego de que fueran testigos de un hecho que los perturbó. En los medios de comunicación sólo se conocieron algunos datos aislados sobre lo sucedido. Por ejemplo, que en el nosocomio se había practicado un aborto a una menor de edad que cursaba el quinto mes de embarazo y que presuntamente había sido violada. También trascendió que en un primer momento el personal médico se habría resistido, pero la intervención de la flamante jueza de familia, la Doctora Belén Esteves, posibilitó que se diera cumplimiento al protocolo para abortos en casos de violación, sin que llegara a judicializarse el caso. Leé también Aborto en el hospital Masvernat: cómo intervino la jueza Esteves Pero ese fue apenas un momento de una secuencia de hechos más complejos y traumáticos que dispararon un torbellino de emociones y de planteos éticos y legales, tanto en partícipes como en testigos presenciales y autoridades del hospital. Por empezar, el bebé nació con vida. Su cuerpecito quedó apoyado sobre la "chata" sin que nadie se atreviera a poner fin a su existencia, suponiendo que su presunta "inviabilidad" haría que en forma inmediata los latidos de su corazón se detuvieran. ¡Pero ello no ocurrió! "Permaneció con vida varias horas" confirmó a El Entre Ríos uno de los profesionales. Otro se atrevió a calcular que fueron "aproximadamente diez horas". Una tercera fuente consultada resaltó la indignación que embargó a algunas enfermeras, testigos impotentes de lo que algunos califican como "abandono de persona". El estupor también alcanzó al servicio de Neonatología, al que no le dieron intervención para asistir a la criatura en su evidente esfuerzo por sobrevivir. El caso provocó además incertidumbres en el plano jurídico. Según la ley 24540/95, todo nacimiento con vida, aunque dure sólo instantes, debe ser anotado en el libro de nacimientos del Registro Civil, mientras que el deceso debe ser volcado al libro de defunciones, adjuntando el certificado firmado por el médico que acredite la causa de la muerte. "En Neonatología se resisten a firmar el certificado de defunción. ¿Qué causa de muerte van a poner, si ellos no lo vieron ni lo atendieron?", explicó uno de los siete profesionales que notificaron mediante carta a la Dirección del Hospital Masvernat su objeción de conciencia, de manera tal de que no contribuirán a practicar abortos. La inviabilidad, un concepto médico pero no jurídico El derecho argentino, lo mismo que el de muchas naciones del mundo, no subordina la existencia de la persona humana a su presunta "viabilidad". Dicho en otras palabras, se es persona humana por el sólo hecho de estar viva, sin que importe en lo más mínimo cuánto tiempo se crea que pueda durar esa vida, si apenas unos segundos más, semanas, meses o años. No es un capricho este enfoque. Si la falta de "viabilidad" implicara la pérdida de los derechos humanos, alguien desahuciado por una enfermedad terminal no sería considerado persona y sería válido abandonarlo a su suerte o directamente eliminarlo. En diálogo con El Entre Ríos, el Director del Hospital Masvernat, el Doctor Miguel Ragone, explicó desde el punto de vista médico la "inviabilidad" del feto que no supera las 22 semanas, a la par que admitió que la ley argentina no la contempla. - El protocolo para abortos por violación, ¿qué prevé para casos como el de esta criatura que nace viva y su existencia se prolonga durante varias horas? - Como la interrupción del embarazo se hace en el período que se considera aborto, los recién nacidos no tienen viabilidad. - La ley argentina no contempla la viabilidad. Hay persona donde hay vida humana, con independencia de cuán viable se crea que es esa vida. - Efectivamente, la ley no la contempla. - ¿Entonces, cómo hacen para decidir en base a la viabilidad si no cuentan con el aval jurídico para ello? - Justamente eso es lo que nos planteamos como médicos y lo que se explicó en una reunión con miembros del Poder Judicial, que tuvo lugar el martes último. Un aborto se considera tal hasta las 22 semanas o 500 gramos, más / menos 50 gramos. Por ejemplo, un chico de 18 semanas que pese 350 gramos, la formación de los órganos no está completa. No es viable. Por más que se le haga lo que sea no es viable. Pero a su vez, lo que nos preocupa a nosotros es cuando haya viabilidad, ¿qué se hace? Porque cuando hay viabilidad, nosotros como médicos deberíamos tener la conducta de asistirlo, por ejemplo con un chico de 24, 26 semanas, que tiene posibilidades de una supervivencia. Según el protocolo que tenemos, hasta las 22 semanas no habría viabilidad. Por más que se tome cualquier medida, va a terminar en el fallecimiento sí o sí del feto. De todos modos, hay baches en la ley. - ¿No debe ser fácil, más allá de la presunta inviabilidad de un bebé de 20 semanas -como aproximadamente habría tenido el reciente caso-, viendo que su corazón late por varias horas, no hacer nada? - No es fácil y es una situación que impresiona. Se puede dar una atención mínima y ver su evolución. Pero en casos de 20 semanas ni acá ni en ningún lado, al menos por ahora, se ha logrado la viabilidad. - Después de este caso, ¿ha recibido notas de médicos que le plantean la objeción de conciencia para la práctica de abortos? - Sí, sí, sí, he recibido. - ¿Cuántos? - Hasta ahora son siete los que me presentaron. - La ley obliga a anotar en el libro de nacimientos del Registro Civil a toda criatura que nazca con vida sin importar cuántos meses tenga ni el tiempo que transcurra vivo. - Bueno, ahí está la duda porque... - También exige anotar el deceso en el libro de defunciones. - Normalmente, todo lo que sea aborto hasta las 22 semanas y 500 gramos, más / menos 50, no se lo anota porque se lo considera un aborto, porque no es viable. A partir de ahí sí. Es lo que habitualmente se hace. Si no, tendríamos que estar anotando los abortos espontáneos, que es un porcentaje muy alto. Tenemos 2900 partos por año y los abortos espontáneos, por causas naturales, no provocados, son un alto porcentaje; tendría que anotarse a todos los fetos de 16, 17, 18 semanas. Nunca se hizo porque se lo considera aborto. - ¿O sea que no hay registro ni en el libro de nacimiento ni el de defunciones? - No. Son abortos. Hay muchos grises y es necesario aclarar y poner en la normativa cosas bien precisas. Deberían consensuar y decir que con tanta cantidad de meses actualmente no hay viabilidad y no se lo considera. Deberían trabajar en la parte legislativa en ese tema, para aclarar y que no haya dudas. Aparte de la objeción de conciencia de muchos y la situación ya es difícil de por sí, las cosas no están claras. El martes se trató el Protocolo de Abuso Sexual Infantil, porque desde hace uno o dos meses se considera que toda persona menor que denuncia abuso pasa a ser cuestión de acción pública y por tanto es obligatoria la denuncia. Entonces, cuando estamos ante un aborto a una menor por presunta violación, en ese caso los médicos tendríamos que hacer la denuncia. - ¿Hasta ahora, con el "Protocolo para la atención Integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo", a los profesionales no se les exigía hacer denuncia alguna? Por ejemplo, llegaba una menor de 14 años, decía que la habían violado, y ustedes debían practicar el aborto sin dar cuenta a la Justicia sobre la presunta violación. - Exactamente. Pero de ahora en más, como pasa a ser acción pública, sí vamos a hacer la denuncia. De eso hablamos en la reunión con gente de la Justicia y el Copnaf. Ante el cambio de paradigma, que pasa a ser de acción pública, se tendría que modificar el protocolo de aborto y que incluya la denuncia correspondiente, para superar la contradicción con el nuevo protocolo de abuso infantil. - ¿Aunque a futuro las reglas sean claras y precisas, igualmente todo esto debe ser difícil de sobrellevar para los médicos? - Sí, es muy complicado y difícil y realmente nos deja mal a todos. Acá, en la diaria, nosotros estamos peleando por la vida. Y respecto del embarazo no deseado, lo ideal es el trabajo en prevención. La confusión inicial sobre la violación Uno de los médicos del Hospital Masvernat consultados por El Entre Ríos aseguró que en un primer momento ellos desconocían que la menor embarazada hubiera sido violada. Por el contrario, la información inicial con la que contaron daba a entender que el papá del bebé sería un adolescente, apenas dos años mayor que la chica, con quien ella estaba vinculada. Recién cuando intervinieron los padres de la menor y el abogado que los representó quedó expuesto que el bebé sería fruto de una violación. Fuente: El Entre Ríos